“La banda está apuntando a una esencia rockera”, asegura Germán Aragón, guitarrista de Tierra Tribal. El disco debut del power trío, Tierra Tribal – 2015, cumplió un año y sus integrantes –los completan Cristian Montero en voz y bajo y Nicolás del Río en batería- decidieron seguir cuidándolo con potentes presentaciones en vivo y un trabajado material audiovisual. “Faltan decidir algunas cosas, pero tenemos la idea de realizar un videoclip para despedir el álbum”, cuenta Cristian Montero.

“Estamos pasando por una etapa de creación natural y lo queremos disfrutar”, manifiesta el violero Germán Aragón.

Actualmente, el tridente forma parte de un grupo de bandas que comparten estilos musicales y que decidieron formar un frente de lucha cultural. El principal objetivo es gestionar fechas y buscar alternativas para llevar adelante recitales tanto en la escena local como en Buenos Aires. “Queremos abrir un poco la brecha y llevar la música para otros lugares como provincia o Capital Federal”, avisa Montero.

En los últimos shows estuvieron estrenando canciones, ¿se viene un disco nuevo?

Cris: Tenemos siete temas nuevos, estamos arrancando y los que tocamos en vivo son los que más cerca están del producto final. No hay idea de disco, queremos ir armando todo mientras lo vamos tocando en vivo. ‘Televisión’ lo venimos haciendo bastante por ejemplo. Le queremos dar un espacio a las canciones para que se desarrollen de una manera homogénea.

Nico: No queremos descuidar el disco. Yo calculo que recién en un año vamos a pensar en arrancar con la idea de álbum nuevo.

Ger: Todo el material nuevo nace por la necesidad de crear. Queremos mantener a la banda con la llama viva y disfrutar. Somos una banda nueva, fuimos cambiando un montón de cosas entre nosotros. Le dimos tiempo a la maduración de la voz, Cris ya es otro cantando. Nos tomamos las cosas con tranquilidad. Estamos pasando por una etapa de creación natural y lo queremos disfrutar.

¿Qué diferencias encuentran entre los temas nuevos y el disco?

Nico: Nunca nos encasillamos en un estilo y esa libertad que tenemos para crear temas pesados, por ejemplo, hace que nada se parezca a lo que hay en el álbum, manteniendo siempre la idea de banda. Yo creo que la principal diferencia es que cada uno está metido en su función y ya estamos ensamblados. No andamos experimentando porque estamos más maduros como grupo.

Ger: Nos re curtimos con el disco. Antes estábamos muchísimo en un plan de búsqueda, teníamos un millón de discusiones y ahora como que es todo mucho más rápido.

El año pasado declararon en una entrevista que se alejaban de la propuesta que traía el indie, estilo que predominaba en La Plata. Hoy están surgiendo otros géneros e ideas ¿Cómo lo viven ustedes?

Nico: Que sea bienvenido. Esta ciudad siempre tuvo de todo, el tema es que se cuenta la historia de los que llegaron. Si repasás, la movida punk o hardcore de los 80’ fue increíble acá. Eso no se cuenta y ese es el rock platense. Pero también la calidad de músicos que hay ahora, es impresionante. Disfrutás de las bandas con las que compartís.

Ger: Tiempo atrás vos tenías una guitarra eléctrica y no eras consciente de todo lo que podías hacer. Hoy un pibe sabe que para tal sonido puede usar tal cosa. Internet revolucionó mucho eso.

Más allá de que ahora parece que Pura Vida no cierra, ¿cómo fue el último show en el templo?

Ger: A mí me pegó mucho porque tengo amigos ahí adentro. Ver que alguien que querés se queda sin laburo es horrible. Tocar el otro día fue como una crónica de una muerte anunciada. En lo musical rompimos todo, bancando el lugar y el espacio.

Cris: Fue emotivo, no es tanto el hecho en sí sino que el lugar es icónico. Ningún bar trata tan bien al músico.

Teniendo en cuenta también que es algo sistemático…

Nico: Yo toco en La Plata hace más de 15 años y esta historia la vivo cada cuatro. Si miro para atrás todos los lugares donde solía presentarme no están más. Es una pena porque esta ciudad es especial. Nunca hubo alguien que apoye a grandes rasgos, pasó siempre. Ahora Pura Vida es el último bastión de lo que es la verdadera cultura platense. La sensación que encuentro es que estamos siempre en el mismo lugar, no avanzamos y me da mucha impotencia porque anteriores clausuras me han sacado las ganas de tocar.

Ger: Yo me acuerdo de ser chico, caminar por la calle y enterarme de que tocaban bandas en tal lugar porque hablabas con alguien que conocías del palo. El rock se respiraba en la calle y eso ahora no pasa más.

¿Qué me pueden contar de los Insecticide?

Cris: Somos bandas del palo que nos relacionamos constantemente. Se creó algo muy groso, un frente cultural de un grupo de casi 15 bandas. Organizamos fechas y demás.

Ger: Yo opino que con toda la energía que le hemos puesto va a prosperar en algo grande. Hay que seguir generando lazos en la cultura, buscar nuevas alternativas. Hoy la situación cambió, las bandas dejaron de ser sectarias y comparten instrumentos, lugares, etc.

Nico: Estamos todos en la misma y somos hermanos. Hay que seguir tocando y mantenernos activos.

Por Tomás San Juan
Foto: MP Fotografía

Comentarios