Punk-rock de manual. Nada de vueltas. Un, dos, tres, cuá y a la lona. “Buscamos no traicionar nuestros principios básicos”, afirma Mario López, guitarrista, cantante y líder de Stuttgart Vodka. El conjunto porteño llega a La Plata para compartir escenario con El Sótano y Marginados en Pura Vida, dos bandas del palo que se las traen.

“En este estilo de música dura y directa, que sale de nuestro corazón, nos definimos más por la agresividad y la violencia, sin perder la melodía”, asegura el vocalista y violero Mario López.

“La generación de los 80’ fue la que mejor interpretó el estilo a nivel musical y actitud. También creo que en todos los casos se choca con la mentalidad del argentino de cucaracha sobreviviente de querer plata a como dé lugar”. Fuerte pero contundente. López no se guarda nada y como todo músico del género opina marcando estilo, ideología y su forma de ver y sentir la actualidad de la música pesada en Argentina.

-¿Cómo se preparan para el show de este fin de semana?

Mario: Por suerte, como siempre, muy tranquilos. Contentos de poder tocar en vivo y con bandas copadas que tienen la buena onda de acordarse de nosotros e invitarnos.

-¿Qué preparan para este año?

Mario: Queremos tocar mucho en vivo y grabar nuestra segunda producción independiente. El año pasado lanzamos “Vodka Sudaca”, que fue un poco a los tirones, lleno de problemas, pero salió. Este disco tenemos pensado grabarlo más tranquilos y de una manera más elaborada. Creemos que va a ser mucho mejor que el anterior. Nos encontramos ensayando, preparando los temas y ajustando detalles.

-¿Cómo ves al punk en la actualidad?

Mario: La verdad lo veo mal y en decadencia. Las bandas de los 90’ entraron en decadencia, algunas en laberintos de donde ya no pudieron salir y otras directamente involucionaron y se estancaron, viviendo del pasado. Claramente fueron grandes discos con grandes canciones, pero quedaron atrás atrapadas en la mediocridad. Lamentablemente, en el país el punk-rock se malinterpretó en esa época.

Pero hubo otras generaciones pioneras en el país…

Mario: La generación de los 80’ fue la que mejor interpretó el estilo a nivel musical y actitud. También creo que en todos los casos se choca con la mentalidad del argentino de cucaracha sobreviviente de querer plata a como dé lugar. Rascando el fondo de la olla. Entonces terminan sonando como Justin Bieber para ver si agarran guita dando el mensaje hipócrita de querer hacer música blanda y para niños sin mensajes.

¿Qué bandas rescatas de esa generación de los 80’?

Mario: Rescato la primera generación de Los Violadores, Alerta Roja… no cantaban pavadas. Hay un quiebre generacional que respetamos pero que no pensamos igual. Hicimos esta banda después del 2001 y nos movieron esas cosas para tocar música. El odio y el rencor a la clase dominante: entonces fuimos de nuevo a buscar influencias en la brillante generación del punk-rock y hardcore de los 80’ de Estados Unidos e Inglaterra: GBH, The Exploited, Social Distortion, Rancid o Anti-Nowhere League.

¿Cuáles son las metas de Stuttgart Vodka?

Mario: Divertirnos con nuestros amigos y compartir nuestra música donde podamos. Queremos llevar nuestro mensaje a donde se pueda, hacer buenas producciones independientes. Cada cual tiene su trabajo/responsabilidades, hacemos esto por amor al estilo. El punk y el hardcore es una forma de vida: plantarse y seguir con este estilo que nos sale del corazón.

Por Tomás San Juan
Foto: Stuttgart Vodka

 

Comentarios