Dos integrantes de Euforia presentan su nueva banda en La Plata. Tocan hoy a las 22hs junto a No Digas Nada en Casa Unclan.

“Empecé a componer canciones y de golpe me encontré con que había varias que no entraban en Euforia, se las mostré a Ale y decidimos grabarlas”. Así comienza su relato Fernando Etchegoyen, cantante y guitarrista de Sonic Revolt. Su hermano Alejandro, baterista, y el bajista Franco Rimoldi, completan un trío que con letras en inglés y estribillos cancioneros quiere escalar en la escena nacional.

“Siempre compuse en norteamericoya y después lo bajaba al español, así que me gustó la idea de mantener las letras en inglés”

Con un EP de cinco canciones cargado en la mochila y otro próximo a salir, el proyecto de los hermanos Etchegoyen evidencia estilos variados y matices entre el punk y el indie. “Ahora estamos trabajando en It’s a Trap, que va a ser una buena continuación de Half of the World y que potenció las apuestas”, cuenta el violero sobre las producciones del grupo.

¿Dejaron de lado Euforia?

FE: Seguimos con la banda, pero por ahora Sonic tiene toda nuestra atención. Igual en los shows hacemos temas de Euforia. Pero somos inquietos, hoy te digo “no, me quiero dedicar 100% a esto” y la semana que viene me pica el bichito y hacemos un show con Euforia de la nada.

¿En qué se diferencia Sonic Revolt?

FE: En que la premisa de la banda es hacer la música que queremos escuchar, sin encasillarnos en ningún estilo en particular. Somos de escuchar géneros variados y en consecuencia suelen salir canciones diferentes. Así que la idea es dejar que fluyan sin encausarlas hasta ver para qué lado quieren ir. Una vez encontrado ese rumbo, ayudarlas a crecer en sí mismas.

¿Cómo definirías Half of the World (2016)?

FE: Como el EP con el que levantamos la vara para nosotros mismos. Se trabajó mucho en cada instancia del disco, desde lo musical, el audio -mezclado por Fede Páez, amigo de toda la vida-, el arte que lo diseñó Maila Coluccio, mi novia, la edición, donde decidimos lanzarnos con un packaging tamaño single de vinilo y la producción que estuvo a cargo mío. Se siente como un logro en familia y le pusimos mucho cariño, por eso estamos muy contentos con el resultado.

¿Por qué las letras en inglés?

FE: Fueron simplemente parte de la búsqueda de cambio. Siempre compuse en norteamericoya y después lo bajaba al español, así que me gustó la idea de mantener las letras en inglés. Probablemente hagamos letras en español, o capaz los dos idiomas en la misma canción, ¿por qué no?

En 2017 hiciste una gira con el nombre de la banda donde presentaste canciones. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Qué crees que te brindó viajar por Europa?

FE: Estuvo buenísimo. Yo estuve haciendo acústicos por acá, pero tocar solo y en Londres, Liverpool y Barcelona fue algo totalmente nuevo y como toda experiencia nueva te da cagaso y emoción al mismo tiempo. Además, son ciudades que tienen una calidad de artistas que da calambre y en un principio dudas si estás a la altura. Después suenan los primeros aplausos, vendes algunos discos, te invitan unas birras y se te pasa todo. Así que como músico me hizo sentir más seguro, me dio una experiencia nueva para la bitácora y también me hizo sentir que vamos por el camino correcto. Sobre todo, porque los temas y la interpretación gustaron en todos los lugares.

Ahora trabajan en It’s a Trap, próxima placa. ¿Qué nos podés adelantar?

FE: Ya publicamos un single, “7 pm” que está en Spotify, YouTube y todas las tiendas digitales que creo que da bastante indicio de por dónde viene la mano. Van a encontrar canciones que podés hermanar con otras del primer EP por estilo, pero son completamente diferentes. Creo que ambos trabajos se complementan con la coherencia de un disco. Se cuidó mucho cada etapa y tiene un arte que está buenísimo. En marzo sale o sale.

Hoy a la noche tocan en Casa Unclan (Calle 5 e/ 63 y 64). ¿Qué expectativas manejan?

FE: Tenemos muchas ganas de tocar porque la última vez que fuimos a la ciudad fue hace 7 años. Por otro lado, es la primera fecha del año y vamos a tocar con nuestros amigos de No Digas Nada, que con Lucho tenemos una amistad de muchos años. Me dijeron que Casa Unclan está buenísimo, así que esperamos divertirnos entre amigos, pasar un buen rato en un lindo lugar, chivar un montón la camiseta y poder volver pronto.

Por Tomás San Juan

Comentarios