Rata blanca tocó el jueves 2 de junio en el Teatro Sala Ópera presentando su disco “Tormenta Eléctrica”, editado en el 2015. Fueron poco más de dos horas en el que hicieron 20 canciones, entre las que se mezclaban algunas de su último álbum, clásicos y otras sorpresas que no realizaban hace años. El espectáculo estuvo comandado por Adrián Barilari, que se mostró en plena sintonía con el público eufórico que se acerco a verlos. A su lado se encontraba Walter Giardino, quien demostró por qué se lo considera como uno de los mejores guitarristas del rock nacional.

El recital comenzó de la misma forma en que arranca su último disco: se apagaron las luces y empezó una tormenta que no terminaría hasta que la banda se bajó del escenario, dos horas después. Los truenos sonaron y, en la oscuridad, apareció Fernando Scarcella, quien acompañó con su batería los sonidos estruendosos. Los pechos de los espectadores comenzaron a temblar de energía y de repente apareció Walter Giardino corriendo y haciendo los primeros acordes de “Tormenta Eléctrica”, canción que le da nombre al disco. A continuación, apareció el resto del conjunto.

La siguiente canción fue “Los chicos solo quieren rock”, también de su último material. Barilari incentivó previamente a los presentes gritando: “¡Todos quieren rock!”. La respuesta fue un demoledor pogo y el cantito del riff. Luego hicieron “Señora furia”, perteneciente al disco “El camino del fuego”, del año 2002. A continuación, Barilari saludó al público platense que se había acercado hasta el teatro a verlos. “Estamos trayendo canciones de Tormenta eléctrica y algunas otras”, presentó el cantante.

Hicieron “Volviendo a casa”, un clásico de Rata Blanca que hizo descontrolar a un público que no paró de saltar y cantar. Luego, Giardino quedó solo sobre el escenario y comenzó un solo de guitarra demoledor que duró alrededor de tres minutos. Fernando Scarcella lo acompaño en el final con la percusión y de repente, lo que se escuchaba se transformó en “Solo para amarte”, del primer larga duración del grupo.

Barilari se animó a todo durante el show: se puso a bromear con el iluminador, le dio la mano a espectadores en reiteradas ocasiones, tomó prestada la cámara de un fotógrafo para retratar en ella al público, agarró un celular de un exaltado que filmaba y se sacó una “selfie” mientras cantaba, y hasta se atrevió a desabrocharse la camisa, quedando en cuero a sus 56 años. Hizo todo lo que un fanático de la banda espera de su líder y frontman.

El que tampoco se quedó atrás fue Walter Giardino. Demostró en todos los temas por qué es uno de los mejores violeros del país. Realizó zapadas más largas de lo que se suele escuchar en las grabaciones, se animó a tocar con la boca en uno de ellos y finalizó otro con los acordes de Foxy Lady de Jimmy Hendrix. También hay que destacar a Danilo Moschen, quien realizó solos de teclado, veloces y dinámicos con un estilo progresivo, que hacen recordar a la mejor época de Keith Emerson.

Al finalizar “Agord, la bruja”, se fueron de escena. Volvieron a los minutos para realizar cinco temas más. La primera fue “El reino olvidado”, hitazo que hizo saltar a todos y todas. Luego hicieron “Guerrero del arcoíris” y “Abrazando el rock and roll”, dejando para el final dos de sus clásicos. Primero fue el turno de “Mujer Amante”, en el que Barilari se calló en más de una ocasión, dejando solo a los presentes cantar. Para terminar de descontrolar el show, hicieron “La leyenda del hada y el mago”. Fueron poco más de dos horas en las que dejaron en claro que “Tormenta Eléctrica” no es un disco más y que sus canciones más conocidas siguen siendo destacadas y festejadas, dejando así a sus fanáticos más que conformes.

GALERÍA

Access Token not set. You can generate Access Tokens for your Page or Profile on fb.srizon.com. After generating the access token, insert it on the backend

POR NICOLÁS INCHAURRONDO

FOTOS: PILAR MIGUEZ IÑARRA

Comentarios