El compromiso, la predisposición, el esfuerzo y sobre todo, el trabajo en equipo, llevaron a que la presentación oficial de Ciclos, último trabajo de estudio de Pushit, sea un éxito. Y esto no tiene que ver solo con la convocatoria, sino también con una serie de decisiones que ubicaron al show dentro de los mejores del año. La puesta escenográfica fue interesante, que incluyó un espectáculo de luces que vislumbró, y dos bandas teloneras que hicieron más que sólo calentar el lugar: Get Nigra y Demantra.

Get Nigra fue el encargado de abrir lo que sería una noche sensacional. El cuarteto trajo un stoner con tintes psicodélicos que a medida que corre cada presentación, se lo nota más consolidado. El sonido de la guitarra de Quinto Marzano subió los decibeles en comparación a las primeras presentaciones y se equiparó al potente bajo de Tato Cucchiarelli. La voz de Titi Suzanne creció en números fenomenales, dándole a su grupo la posibilidad de, al parecer, no tener techo.

Después del grupo platense, parecía que las pulsaciones iban a bajar, pero la llegada al escenario de Demantra detonó la poca tranquilidad que quedaba en el público. El conjunto, liderado por la extravagante Marian Fernández Cabrera, estalló Lucamba con un rock que circunda entre lo alternativo y el grunge. Al ser una banda de Capital Federal, los covers que representaron de Queens of the Stone Age y Luis Alberto Spinetta desquiciaron a los que ya se habían acercado al recinto. Sin embargo, su disco Volverte Salvaje merece ser escuchado y disfrutado.

Casi llegando a la medianoche le tocaba a la frutilla del postre. Lucas Acevedo, Mariano Merlo, Horacio Zamponi y Álvaro Cueto Rúa se posicionaron con sus respectivos instrumentos para brindar un show excelente, donde además de recorrer Ciclos, sorprendieron con covers de Depeche Mode, Fito Páez y Blur. La fiesta en Lucamba fue completa y el público lo sintió.

GALERÍA

Por Tomás San Juan
Foto: Pushit

 

Comentarios