El origen del rock and roll está ubicado en la explosión del blues estadounidense de las décadas del 40’y del 50’. Autopista 61, conjunto liderado por Adrián Cruz en voz y guitarra, Carlos Sheffer en guitarra y Víctor Marín en letras, fusionó ambos estilos con la intención de reivindicar un género que poco a poco es olvidado por las nuevas generaciones de bandas de rock del país. Para recorrer este sinuoso camino, el grupo contó con participaciones de lujo, en las que se destacaron Sarcófago de los Ratones Paranoicos y Black Amaya, ex baterista de Pappo’s Blues y Pescado Rabioso, que empujaron a que sus integrantes apuesten en grande.

“Estamos agradecidos de tipos como Claudio Gabis porque todo lo que podemos hacer es gracias a la valentía que ellos tuvieron cuando inventaron el rock nacional”, manifiesta el vocalista Adrián Cruz.

El recorrido por la carretera tiene dos paradas fundamentales para apreciar el sonido encontrado: un EP lanzado en 2012 y el álbum debut homónimo, grabado en el año 2014 en los históricos estudios ION. “Nos encontramos con un lugar muy agradable, ameno. Algunos estudios marcan una distancia o cierto trato con los grupos, sobre todo por lo comercial. Pero la verdad es que tuvimos un trato increíble”, cuenta Cruz.

¿Cómo llega la participación de Sarcófago en la banda?

Adrián: Después de la ruptura de Sarco con los Ratones, nosotros somos el primer grupo donde toca. Me lo crucé en un recital nuestro, en el baño y me dijo ‘Yo encajo a la perfección con ustedes’. Se nos ocurrió invitarlo a grabar un tema y aceptó muy bien. Después la relación se mantuvo con el tiempo y terminó participando del disco y presentándose con nosotros en vivo.

Además de Sarco, tocaron con otro histórico como Black Amaya.

Carlos: Si, estábamos enmarcados en la producción del disco y nos vimos en la necesidad de encontrar un baterista. Es adorable, nos divertimos mucho y aportó un montón de experiencia a cosas que necesitábamos.

Adrián: Los muchachos que tocaban la batería no podían mantener el ritmo que nos demandaba la banda y ahí me acordé de Black. De chico lo admiraba mucho porque además de bueno es sano y tiene un rock and roll zarpado. Funciona perfecto en una banda de rock y terminamos de descubrirlo cuando arrancamos a laburar en los temas.

Igualmente la necesidad de un baterista como Black llega después de contactarse con Andrew Oldham, productor de los Rolling Stones, ¿no?

Adrián: Después de grabar el EP le enviamos las canciones a Andrew, que después de escucharlas nos pidió que le mandáramos más. Nosotros fuimos laburando todo lo que fue la pre-producción del álbum, nos fuimos hasta la casa, que queda en Colombia, y ahí nos propuso de grabar el disco
juntos. Tuvimos un gran empuje por parte de él, pero por cuestiones de calendario, no pudimos coincidir. Ahí decidimos contactarnos con Alejo Stivel, voz de Tequila, que nos produjo todo el laburo.

¿Cómo vivieron la experiencia de grabar un álbum debut tan profesional?

Adrián: En realidad el disco comenzó cuando terminamos de grabar el EP. Creo que lo más interesante fue el financiamiento colectivo que hicimos en ese momento para que se pueda llevar a cabo. Eso después se tradujo en algo que le da un valor muy lindo y respetable. Fue algo que llevó adelante mucha gente y que si alguien hubiera faltado, no se hubiera cristalizado en una realidad.

Carlos: El proceso es otra cosa totalmente distinta al EP. El simple era una necesidad porque la banda no tenía material grabado para mostrar. Después de ahí, necesitábamos un puntapié inicial para darle profesionalidad a la banda. La realidad es que históricamente hubo grupos excelentes que en el momento de necesitar compañías discográficas se separaron y se perdió música increíble. Nosotros desarrollamos diferentes maneras para financiarlo y que no nos pase eso, pero sin dudas la participación de Sarco, Black, Andrew y Alejo le dieron al disco un toque de profesionalismo importante.

¿Por qué la decisión de sacar el material en vinilo?

Adrián: Ahora está la tendencia de lo vintage. Nosotros estamos en una banda de rock and roll clásico y siempre tuvimos la inquietud del vinilo antes del auge. Cuando empezamos a investigar no había posibilidades de grabarlo acá. Actualmente los discos nuestros los fabrica Claudio Canova, de Hamilton Records. Queríamos ofrecer todos los formatos disponibles.

Carlos: La idea estaba desde antes que saquemos el disco. A través del vinilo se puede entender todo lo que queremos decir, es un sonido especial, otra cosa.

Este 8 de julio se presentan en Ciudad Vieja, con Sarcófago como invitado. ¿Qué nos pueden adelantar del show?

Carlos: Es parte del proceso de seguir presentando el disco. En la primera parte del show vamos a tocar el repertorio nuestro, presentando algún que otro estreno, sobre todo para ver la reacción de la gente. Después con Sarco vamos a hacer temas de los Ratones. Nos encanta tocar nuestras canciones con él, pero nos divierte mucho el tema de hacer canciones de los Ratones.

 

Hace un mes tenían una presentación parecida junto a Claudio Gabis, de Manal.

Adrián: Si, fue un montón de gente de otra generación que se encontró con muchachos que tienen las mismas inquietudes. Hoy se tiene que valorar que un pibe puede ir a comprarse una guitarra, formar un grupo de rock, dejarse el pelo largo porque es gracias a estos tipos que dieron el puntapié inicial haciendo algo que directamente no existía. Estamos agradecidos de tipos como Claudio Gabis porque todo lo que podemos hacer es gracias a la valentía que ellos tuvieron cuando inventaron el rock nacional.

¿Qué más se viene para Autopista?

Carlos: Lo más próximo es sacar un video más del disco, para completar. Este sería el último empujoncito del álbum. Completar el proceso del disco y difundirlo, extendiéndonos hasta el año que viene.

Adrián: A fin de año vamos a volver a tocar con Black. Al mismo tiempo estamos preparando los demos para hacer una futura entrega de algo que no sé qué forma cobrará, pero que puede estar bastante interesante.

Por: Tomás San Juan
Foto: Autopista 61

Comentarios