Con pasos de gigante se ha movido Un Planeta por las vorágines de lo que hoy llamamos rock platense. Figuras extraídas desde la década del ochenta, la época más fructífera para la música alternativa y que hoy vuelve a vivir un apogeo a nivel mundial. Aquellos ritmos synth-pop de Duran Duran o la oscuridad de The Cure se sienten en Un Planeta (2012), como paisajes del ambient de Mogwai o Moby. Refugio (2014) subió la intensidad de los sintetizadores para atenuar el cambio que se vendrá en su próximo álbum.

“Desde que arrancamos siempre vivimos el día a día, nunca proyectamos nada y todo nos fue sorprendiendo a medida que seguíamos tocando y grabando”

El cuarteto formado por Gastón Le (voz y guitarra), Nicolás Carlino (bajo), Agustín Lafuente (sintetizador y coros) y Germán Galarza (batería y coros) han paseado por una escena independiente, que cada vez va adquiriendo más fuerza. En diciembre se presentarán en la Semana Internacional de Música de Sao Paulo (Brasil) y en marzo serán los embajadores de La Plata, en la cuarta edición argentina del festival Lollapalooza. En los primeros meses del 2017 estará su nuevo disco en la nube virtual, en las huestes de su sello Dice Discos.

-¿En qué momento estaban cuando deciden armar Un Planeta en 2012?

UP: En ese momento Gastón estaba empezando a  componer canciones, maquetando en su compu,  tocando la guitarra en Serpientes Cósmicas y llevando adelante el proyecto de Él Dice,  donde también se presentaba en formatos más experimentales. Nico y Ger estaban tocando juntos en una banda llamada Alondra y juntándose con otros músicos a tocar. Agus no formó parte de la banda hasta un año después, él venía de tocar instrumentos de viento, componer su música y tocar en otras bandas. Además de también llevar adelante Él Dice, con Gastón.

-Cuando se habla del rock platense también se refiere a un sonido particular del cual ustedes se desprenden ¿qué los hace salir de ese parámetro?

UP: La banda nunca tuvo un rumbo definido, siempre hicimos lo que nos salió. Nunca nos interesó formar parte de alguna movida o estilo si no hacer música,  el cambio es el principal motor de la banda y tal vez eso la define y la diferencia.

Más allá de la banda, también están a cargo de su propio sello, Dice Discos ¿cómo manejan ambos proyectos bajo la bandera de lo independiente?

UP: En un momento el sello nos demandó mucho trabajo y organización, hicimos ciclos y movimos mucho las bandas. Hoy en día se mantiene como un catálogo y una plataforma. Nos interesa agrupar buena música y dar la posibilidad de ingresar a todas las plataformas de venta y streaming, no mucho más que eso en esta época.

En el homónimo hay un aura de primer disco rondando y en Refugio salen con un álbum de colores más synth-pop, tanto en lo sonoro y estético ¿qué tendrá de particular el nuevo material?

El nuevo material tiene un sonido más electrónico y despojado, dejamos un poco de lado lo cargado y expansivo que tienen los dos primeros y nos metimos más para adentro hacia la textura, el silencio y el ritmo.

¿Cómo surge la invitación al SIM Sao Paulo?

Lo de la Sim surge a través de una carta de invitación que ellos nos envían para participar y realizar un showcase y un show en un bar de Sao Paulo. Conseguimos pasajes y hospedaje. Es la primera vez que salimos a tocar afuera, así que estamos con muchas ganas a pleno.

Hace unas semanas volvieron a tocar en Pura Vida y el próximo año serán parte del Lollapalooza ¿cómo ven venir aquella presentación en un festival de tal magnitud?

Lo del Lolla no podemos pensar mucho porque aún falta bastante. Estamos en un momento de quiebre con la banda sonando de otra manera, con muchos shows encima  y encontrando una identidad nueva con el próximo disco así que toda nuestra anterior música está atravesada por eso. Llegaremos con esa nueva data.

Más allá de los festivales y del tercer disco ¿cómo van proyectando los siguientes pasos de la banda, o viven el día a día?

Desde que arrancamos siempre vivimos el día a día, nunca proyectamos nada y todo nos fue sorprendiendo a medida que seguíamos tocando y grabando. La música viajó sola un montón y por suerte la banda además de sustentarse, nos sustenta un poco a nosotros lo que es motivador para seguir. Para este nuevo disco vamos a planear un poco más y cambiar algunas cosas que antes no pudimos resolver. De a poco nos vamos armando de un equipo de trabajo más comprometido.

Comentarios