Javier Malosetti e Inés Estévez se presentaron el sábado 11 de junio en El Teatro Bar La Plata. La pareja realizó un espectáculo repleto de clásicos de jazz, algunas bosa novas y hasta canciones pertenecientes al género de los musicales. La formación que los acompañaba estaba compuesta por Mariano Agustoni en teclados, Ezequiel Dutil con el contrabajo y Javier Martínez en la batería. Por su parte, Estévez se centró en cantar en tres idiomas distintos (inglés, francés y portugués), mientras que Malosetti tocó principalmente la guitarra, aunque tuvo su momento especial con el bajo y hasta demostró su virtuosismo con un instrumento de tres cuerdas de un luthier.

Subieron al escenario bastante abrigados por el frio de la noche. “Con las bufandas parecemos tangueros, después nos las sacamos”, bromeó Javier. El primer tema fue una versión jazzera de “On a clear day”. Luego Inés le dedicó la segunda canción, “When you smile” de Ralph McDonald y William Salter, a su hermano quien estaba presente en el teatro.

Siguieron con “Embreceable you”, de George Wershin. Cuando Javier pronunció el nombre del tema dejó al descubierto el poco inglés que manejaba. “¿Me pueden decir que significa?”, preguntó a la banda. “Abrazable vos, adorable vos, amoroso vos”, respondió Inés. El tema contenía un excelente solo de teclados, a lo que Malosetti pidió al público aplausos para Agustoni. Cuando terminó presentó: “Vamos a tocar un clásico increíble ahora, Corcovado de Carlos Jobim”. Allí se vio por primera vez la gran habilidad de Inés Estévez para cantar en diversos idiomas, ya que la letra estaba en francés. En este caso, el que también se lució fue Ezequiel Dutil con el contra bajo.

La noche tuvo momentos íntimos entre Javier e Inés en los que quedaron solos sobre el escenario. El primero fue cuando hicieron “Moonglow”. En medio de la versión, ella comenzó a silbar y él bromeó “faltó el trompetista”. Luego volvió el resto de la banda e hicieron el clásico “La vie en rose” con una introducción larga de teclado, en la cual Javier e Inés se tomaron de las manos.

“Para levantar un poco la noche vamos a hacer un blues”, presentó Javier la canción “Don´t bug me”. Luego, quedó solo en el escenario y cambió su guitarra por un bajo. Grabó una base y la dejó repitiendo de fondo, mientras que sobre ella realizó una improvisación impresionante, demostrando su máximo virtuosismo con este instrumento. Finalizado el jam, invitó a Inés a que lo acompañe para hacer “Cry me a river”, produciendo el momento más profundo del show, en el que parecía que no había nadie más en el teatro. El público permaneció en silencio admirando la actuación. La música culminó y el ambiente se fue perdiendo entre los aplausos de toda la sala.

Javier presentó a la banda nuevamente y anticipó: “la siguiente canción es de un musical. Ese género que odiamos todos, ¿no?”. Pero, en contra posición, Inés Estévez admitió: “me encanta esta canción y siempre quise tener a alguien para cantarle. Ahora lo tengo a él”, y lo señaló a Malosetti. A continuación hicieron “Something Good” de la película “La novicia rebelde” (The sound of music), de 1965.

Siguieron con “Desde que o samba é samba”, de Caetano Veloso, en la que Inés volvió a mostrar su habilidad con los idiomas. Prosiguieron con “Big Brother”, en el que Javier Martínez pudo lucirse con un solo de batería jazzero y demoledor en el final. Continuaron con una versión en bosa nova de la canción de jazz “Speak Low”. Javier Malosettí advirtió: “Vamos a hacer el último tema”, a lo que el público se quejó. Hicieron el blues “Start it up” y, cuando terminaron presentó a toda la banda y se retiraron.

Los espectadores comenzaron a pedir una más y Javier volvió solo, con su “Cigar Box Guitar”, un instrumento personalizado de luthier con tres cuerdas. Allí hizo algo muy parecido a lo anterior con el bajo. Grabó una base y arriba comenzó a improvisar. En el medio apareció Inés Estévez nuevamente, pero no agarró el micrófono. Se acercó a Javier, quien abrió sorpresivamente la caja del instrumento, de donde sacó dos vasos y una petaca. Llenó ambos con whiskey, brindaron con el público y fondearon.

Para culminar volvieron todos los músicos y Javier Malosetti se colgó la guitarra nuevamente. “Para irnos preferimos hacer algo tranquilo, a diferencia de la mayoría de recitales en donde se hace el tema más movido”, anticipó antes de hacer “Cantador”, una canción en portugués, se repitió la intervención de Inés. Terminaron y Javier volvió a presentar a todos los músicos. Fue un show lleno de clásicos del jazz con incursiones de bossa nova. El virtuosismo de los músicos dejó eufórico a un público que pudo apreciar la calidad de la música que explayaron sobre el escenario.

GALERÍA

Access Token not set. You can generate Access Tokens for your Page or Profile on fb.srizon.com. After generating the access token, insert it on the backend

Por: Nicolás Inchaurrondo

Fotos: Pilar Miguez Iñarra

Comentarios