La palabra Violeta deriva del latín vĭŏla y viola también es una de las formas de decirle en estas latitudes a la guitarra. Ese color aparece en la portada del nuevo disco de Lucas Vanza. Y también lo hace él, pero de espaldas y mostrando su “viola”. Adrede o no, ya aquí tenemos algunos adelantos de lo que nos encontraremos en el primer disco solista del músico platense: guitarras. Pero hay miles de formas de hacer un disco guitarrero. Esta es la suya.

El ex Tropel nos trae aquí nueve canciones nuevas. Para eso tuvo que darle rodaje y afianzamiento a una banda que brinda un apoyo sofisticado para el lucimiento del guitarrista. Lo más fácil de decir de Horizontes es que es un disco spinetteano. Vanza es un reconocido amante de su obra y a menudo suele homenajearlo. Aunque sea una obviedad que las influencias siempre son múltiples, la raíz de su música está implícitamente ahí.

La canción que da inicio al disco es su homónima: “Horizontes”. Es la más ganchera y la que queda más adherida a una primera escucha. Colocada de manera acertada al inicio del tracklist tiene particulares juegos rítmicos que suman a una composición que de todos modos sonaría correcta si se despojara de su base.

Es interesante cómo aparecen modos de abordar géneros que a priori cuentan con su ortodoxia. Un ejemplo es el tratamiento al blues que se escucha en “Dios de lo húmedo”. Nada de imaginarse a negros de labios gruesos cantando sus lamentos. No, aquí con buen tino está el sustento de la voz de Lucio Consolo y su color desgarrador (“Una válvula imparable”, según consta en los agradecimientos.)

En el mismo tono incluir un rap en un disco que discurre en otro tenor puede representar un riesgo. Es el caso de “Podés soñar igual”, un funky soft que tiene un rapeo de Ulises Pujol y que con la inclusión de la trompeta de Lucas Albarracín amalgama correctamente los diversos elementos de la canción. Riesgo del que salen airosos en lo que termina siendo una perlita que gana con las progresivas escuchas.

Las guitarras que van flotando en “Como la lluvia” son un buen ejemplo del modo de abordar un álbum guitarrero. El solo de guitarra que aparece al final es de los más logrados dentro de un disco con varios solos bien armados.

Finalmente quizás sea una picardía revelar el track oculto que se encuentra luego del cierre de “Crear Soltar”, pero sirve de nexo con la faceta acústica que el músico viene explorando hace tiempo.

Este disco, sumado al EP editado a fines del año pasado, marca un buen inicio para la carrera solista de Vanza. Paradójicamente, esa comodidad spinetteana de la que tan buenos marcos tomó podría ser una dificultad si sólo sigue ahondando por ahí. Que no se malinterprete, aquí no hay copia y la obra de Spinetta es tomada por muchos artistas como un vasto género musical que oficia de constante faro musical, poético y metafórico. Y así lo demuestra Horizontes, con sus realidades y sus potencialidades.

Por Nicolás Arias

Comentarios