Por Nicolás Inchaurrondo
Fotos: Prensa Lo Pibito’s

Fin de gira y disco nuevo en este 2018.

Lo´ Pibitos tocarán el próximo viernes 4 de mayo en el Teatro Sala Ópera. Va a ser una de las últimas fechas antes de que culmine la gira y comiencen a trabajar en su próximo álbum que promete estar antes de fin de año. Juan Lucas Arbe, percusionista y productor musical del grupo, cuenta en lo que están trabajando, su vínculo con La Plata y cómo ve a la música urbana hoy en día.

“Nosotros desde la música y las letras queremos ser positivos y generar una sensación de tranquilidad”

“Venimos aceitados de tocar el sábado pasado en Vórterix, aunque va a ser un show diferente. Ayer armamos una lista un poco más corta. Vamos a estar tocando una hora y media más o menos”, dice Juan que ya está produciendo algunas canciones de su tercer álbum.

Todavía siguen presentando A punto caramelo (2015). 

JLA: Sí, seguimos haciendo canciones del disco y otros temas nuevos. En el show del sábado en Vórterix, presentamos el videoclip de “Nada que ver”, que lo hicimos con De la Rivera. Ese es uno de los temas nuevos. También tocamos una versión que tenemos de “La rubia tarada” y, obvio, del primer disco.

¿Cómo vienen con el nuevo disco? ¿Sale este año?

JLA: Justo ahora estaba trabajando con un temita. Estamos produciéndolo con “El Dog” (Guido Ruggiero); dándole forma y supongo que para septiembre va a estar.

Ahora cada uno está laburando los temas que tiene. Después pasamos en limpio cuáles van a ser los elegidos y ahí los laburamos todos en conjunto.

¿Cómo trabajan las canciones? 

JLA: Hay diferentes formas. Por ejemplo: en el grupo están mis hermanos “Infinito” (Rodolfo Agustín Arbe) que toca la viola, y Abre (Andres Arbe) que escribe gran parte de las letras, aunque no está más en vivo. Yo principalmente muchas de las canciones las hago con ellos. Abre vive a una cuadra de casa y estamos todo el tiempo haciendo cosas; viene, me presenta una letra, yo le hago un beat, él sigue escribiendo y, según de lo que escribe, le armo una estructura, la canción y todo eso.

El resto de los chicos también escribe y yo, como productor, me junto con los distintos integrantes por separado y voy armando las cosas. Cada uno le va aportando su granito de arena.

Esa es como la metodología general. Hay otros casos en los cuales llevo una base a un ensayo y se genera algo ahí. Después con “El Dog” laburamos en nuestros estudios, produciendo y llevando a cabo el flow.

¿Hay algo de improvisación en esas producciones? 

JLA: Siempre surge, si bien uno al producir va con formas y cosas establecidas para arrancar por algún lado, la cosa fluye. Y muchas veces, cuando estás interpretando algo, surgen cosas nuevas que te enriquecen y generan cosas.

En los discos anteriores las composiciones estaban más reducidas entre “El Dog”, mis hermanos y yo, y las letras de Tomi Tomaso. Pero ahora abrimos un poco más el juego y los chicos tienen más espacio para componer. Antes era un poco más vertical porque es difícil, ya que somos muchos. Que compongan está buenísimo porque enriquece muchísimo toda la obra.

Al momento de escribir las letras, ¿en qué se fijan?

JLA: Por lo menos en el caso de mi hermano, que es el que conozco, tiene letras más de autoayuda. Son una especie de catarsis o momentos que él encuentra para escribir de cosas esperanzadoras para su vida.

Son temas más para arriba. Hay uno que arranca y dice: “Arriba del espíritu, dale con actitud, eleva la vibra, sube la actitud”, que con un ritmo rico decís “vamos”. Que es un poco la actitud que tenemos. Para cosas feas hay un montón. Nosotros desde la música y las letras queremos ser positivos y generar una sensación de tranquilidad.

También hay otras escrituras sobre situaciones más específicas. Por ejemplo, hay un tema que se va a llamar “Buen día”, que tiene un sample de la canción “Buen día, día” de Miguel Abuelo, que describe una situación de mañana en el barrio. Es más descriptivo. 

En el disco nuevo, ¿van a haber invitados? 

JLA: Sí, van a haber muchas colaboraciones. Los que están ya asegurados son Felipe Herrera, que es un cantante argentino de neo soul y funk, y Amanda Querales que es una amiga venezolana que va a cantar en un tema. También van a estar Julieta Rada y Emme (Mariela Vitale), que siempre nos acompaña y nos ayuda. Después van a haber muchos otros que están en el tintero.

¿Cómo se llevan con el público de La Plata? 

JLA: La mejor. Le tenemos mucho cariño y sentimos mucha conexión con La Plata. Es uno de los primeros lugares a donde salimos. Cada vez que vamos hay gente que nos sigue y la sentimos como una ciudad vecina, una ciudad hermana. Nos sentimos siempre muy cómodos, es un placer ir a tocar.

¿Cómo vez la movida de la música urbana? Es algo que los caracteriza. 

JLA: Hay una movida de bandas que hacen este tipo de música, pero hoy en día la música urbana pasó a ser trap y reggaetón. Está cambiando el panorama de la música; lo que vende, lo que no se vende; lo que los chicos están empezando a escuchar. Si vos te fijas los views y las escuchas que tienen todos los artistas de trap argentinos es impresionante y no están en el mainstream, no están en las radios. Son un fenómeno que sucede en las redes.

Nosotros estamos más a la vieja escuela en el sentido de la difusión: vamos a tocar a lugares dónde no nos conoce nadie, en el interior. Hacemos todo el laburito de hormiga con los medios.

A veces digo “tendremos que hacer trap“, pero no. Tomamos elementos estéticos y sonoros de allí o del reggaetón, que me encantan. La música está buena, pero no me gustan los contenidos o que sea siempre lo mismo. No haríamos algo así porque perderíamos credibilidad.

Pero bueno, hoy en día cambió todo y todos los días me debato sobre eso, porque la verdad que a mí me encantaría meter un hit haciendo la música que me gusta. Y veo que hoy en día para hacer un hit tenés que hacer trap o reggaetón. Igual todo trabajo al que se le invierte tiempo y dedicación, tarde o temprano, da sus frutos. Seguimos trabajando y metiéndole y este disco tiene que ser un discazo. Para nosotros el tercer disco de una banda tiene que entrar al ángulo.

Igual “A punto caramelo” los catapultó un poco. 

JLA: Sí, totalmente. Fue subir varios escalones, pero cuando venís con ese envión querés seguir. Igual es el tercer disco con el que las bandas clásicas logran consagrarse. Así que yo personalmente como productor siento esa presión.

Tienen unas fechas más programadas para este mes, después de eso, ¿qué piensan hacer? 

JLA: Esta creo que es la última girita que vamos a hacer. Después vamos a tocar dos veces en La Trastienda y haremos toques esporádicos. La intensión es que en julio o agosto estemos metidos con el disco. Pero si salen fechas por ahí, vamos a tocar y laburar, obvio. Pero los productores vamos a estar más metidos a full con el disco.

Comentarios