Puede que sea un verano pesadilla de esos que arrancás en un colectivo con el aire acondicionado roto y que a dos asientos de distancia, un típico pasajero saque su snack de viaje habitual: un abundante sandwich de milanesa. O quizás tres chicas de un compatible pelo morocho con sus tablas, su música punk al palo, y sobradas de actitud bajando altaneras entre todo el glamour de cualquier playa top de Costa Rica. Tal vez de eso se trate ese “Espanto Caribe”, el LP debut de Las Piñas.

La banda platense conformada por Sofía Cardich en voz y guitarra, Antonela Perigo en coros y batería y Celina Ortale en bajo, nació en el verano de 2015. Tres mujeres sobradas de playa, surf, actitud y frescura presentan un disco de nueve canciones breves, que destilan espontaneidad y charlan sobre cosas tan amadas como el verano, la arena y la pizza.

Desde la producción y la mezcla apareció un personaje reconocido en la escena indie: Santiago De Simone. El productor curado en la era del DIY (Do It Yourself) y timón de 7AM Mixing fue cómplice en gran parte del brillo surf-rock que tiene “Espanto Caribe”.

“Mi llegada al disco se dio porque ya las conocía y me gustaba mucho su primer EP, El Perro Beach. Cuando me enteré que estaban grabando el disco les mandé un mensaje para ver qué iban a hacer con la mezcla. Al final nos terminamos juntando y ellas me comentaron que les gustaban muchos discos que había producido para bandas de Cool Ghost Records y que estaban buscando eso particularmente”, cuenta De Simone a Revista Distorsión.

El disco como la banda, pasea por muchos géneros. Surf rock desde el concepto, las melodías y el sonido. Pero también mucho punk en la ejecución y en la actitud, y alternative desde las voces en lo profundo de Sofía Cardich.

El sonido que caracteriza a esta placa fue apareciendo luego de la grabación, donde el desafío fue darle ese brillo surf vintage. “A partir de varias referencias como por ejemplo para nombrar algunas: The Delmonas y The Numb Bats, fuimos encontrando por dónde iba el asunto. La realidad es que el disco tiene un montón de trabajo de reverbs y slap delays, super controlados tema por tema para lograr ese sonido final”, sostiene el productor.

Desde que Las Piñas apareció, no paró. Fueron contactadas de Yippie Ki Yay Records (Estados Unidos), quienes se interesaron en editar su primer demo en cassette y vinilo. Esto las catapultó a hacer una gira de 23 fechas por este país con una presentación en el Festival SXSW.

“No solamente nos entendimos súper bien y el disco fluyó creativamente; sino que conocer su historia y como en tan poco tiempo pudieron lograr tanto es una lección de humildad para mas de uno: laburar, creer en lo que se hace y tener sentido del humor, no tomarse tan en serio a uno mismo”, concluye De Simone sobre su trabajo con las chicas de Las Piñas.

Puede que esa sea la receta. Puede que a la gente buena le sucedan cosas buenas. Pero lo que es seguro es que “Espanto Caribe” es un gran disco y que Las Piñas trae una brisa fresca de verano en cada canción.

Por Matías Angelini

Comentarios