La Mississippi tocó en el Teatro Bar La Plata el sábado 4 de junio por la noche, trayendo un repertorio de canciones repasando sus 27 años de trayectoria, junto a algunos clásicos del rock nacional. Fueron dos horas de show en las que hicieron un total de 26 temas y levantaron al público de sus sillas en varias ocasiones. Ricardo Tapia lideró el espectáculo incentivando a los fanáticos y contando diversas anécdotas, mientras que Gustavo Ginoi demostró todo su virtuosismo tocando la guitarra durante toda la velada.

Comenzaron a sonar las primeras líneas de “Veinte chicas, veinte” y se abrió el telón del teatro. La banda compuesta por Ricardo Tapia (voz y guitarra), Gustavo Ginoi (guitarra), Claudio Cannavo (Bajo), Juan Carlos Tordó (batería) y Gastón picazo (teclado), apareció sobre el escenario, produciendo inmediatamente una euforia en la gente. “Buenas noches a todo La Plata. Hoy vamos a tocar de todo, si a alguien se le ocurre algo, me lo dice”, saludó el cantante. Además recordó que vivió un tiempo en la ciudad y que se siente feliz cada vez que vuelve.

Continuaron con tres canciones propias: “Reina de corazón”, “El dieciséis” y “San Cayetano”. Luego hicieron una seguidilla de versiones de otras bandas. “Fue una experiencia muy linda grabar clásicos del rock argentino”, anticipó Tapia. Comenzaron este set con “Azúcar amargo” de Vox Dei. Y siguieron con dos artistas a los que el frontman contó que vio muchas ocasiones en su adolescencia: “Blues del Estibador” de Memphis la blusera, y “La mamá de Jimmy” de León Gieco. Entre otros, hicieron “La casa con diez pinos” de Manal, “Cementerio Club” de Pescado Rabioso y “Mejor no hablar de ciertas cosas” de Sumo.

En medio de este repertorio dedicaron “La balada de Jimmy Gerli” a todos los músicos anónimos. “Esos son los reales músicos, que tocan en cualquier lado”, afirmó Tapia. Prosiguieron con “Pato trabaja en una carnicería” de Moris, a quien recordó el vocalista: “le mostré la versión de este tema y me dijo que le gustó. Fue como cerrar un círculo en mi adolescencia”. Luego realizaron “Ritmo y blues con armónica” de Vox Dei y cerraron con “Post Crucifixión” de Luis Alberto Spinetta.

Continuaron el show y Tapia dedicó “El Búfalo” a todos los trabajadores de este país. “Y también a todos los despedidos”, agregó. Luego hicieron el “Blues de Santa Fe” de Pappo, en la que Gustavo Ginoi se lució realizando un solo de guitarra largo, produciendo una euforia en la gente que se paró a aplaudirlo. Siguieron con dos clásicos propios: “El detalle” y el “Blues del equipaje”. “De a poco nos vamos yendo, pero antes vamos a hacer este tema que pidieron por ahí”, dijo el cantante y comenzaron a hacer “Piso de madera”.

Amenazaron con irse, pero ante la demanda del público se quedaron e hicieron algunos temas más. Primero fue el turno de “Mala transa”, a lo que Tapia incentivó al público para que se pare y cante. Las sillas quedaron de más en el teatro, ya que todos se levantaron y muchos se acercaron hasta el escenario para ver de más cerca a los músicos. Siguieron con una versión de “Gato de la calle negra” de Pappo´s Blues, en la que nuevamente Ginoi la rompió.

Para cerrar la noche interpretaron dos clásicos. Iniciaron con “Un trago para ver mejor”, a lo que la gente comenzó a aplaudir al ritmo de la canción y a bailar. Y para finalizar, descontrolando la noche, hicieron “Café Madrid”. Ya no quedaba nadie sentado en su silla y había más de uno saltando delante del escenario. Mientras sonaba el blues, Tapia presentó a todos los músicos que, al ser nombrados, realizaban un pequeño solo con su instrumento. La Mississippi cerró una velada a puro blues, dejando a sus fanáticos más que contentos, además de la yapa de haber hecho un recorrido por la historia del rock nacional.

GALERÍA

Access Token not set. You can generate Access Tokens for your Page or Profile on fb.srizon.com. After generating the access token, insert it on the backend

POR NICOLÁS INCHAURRONDO

FOTOS: PILAR MIGUEZ IÑARRA

Comentarios