A principios de 2015, la unión de dos turnos del bar Pura Vida dio inicio a uno de los festivales más interesantes que hoy tiene la ciudad de La Plata: el Nuevos Vientos. “Con Goyo de Muerte al Tío Cosa –hoy en El Estrellero, Fus Delei y Reales– nos adueñamos de Pura Vida por una noche e invitamos bandas, feriantes y expositores”, cuenta Danny Brichetti, cráneo fundador y productor del espectáculo. Y agrega: “ahí nos quedamos manijas y en octubre hicimos la segunda, pero la apuesta fue más grande y fuimos a Plaza Malvinas.

“Ciudad Alterna es la base que tenemos como referente para trabajar”

Este sábado 11 de noviembre, entre la plaza y el Centro Cultural Islas Malvinas -19 y 50- se llevará a cabo la cuarta edición del Festival Nuevos Vientos y contará con la participación de bandas, DJs, musicalizadores, ferias, exposiciones visuales, intervenciones y hasta un espacio para la moda. “Siempre la idea principal fue, es y será mostrar artistas nuevos”, agrega Brichetti.

¿Cómo financian todo?

D: Eso es lo más complicado. Las primeras veces lo autofinanciamos, incluso en la primera de Plaza Malvinas alquilamos sonido y lo pagamos con un par de fechas que hicimos. A partir del año pasado, arreglamos con la Secretaría de Cultura para que financie el escenario, sonido e iluminación. Es muy difícil lograrlo, cada actividad tiene sus gastos. Además la onda es remunerar al artista. También trabajamos con auspicios de empresas, pero es un arma de doble filo porque siempre pagan muchos meses después.

¿Cómo es la selección de bandas?

D: Empezamos a hacer convocatorias porque eran bastantes los artistas que se acercaban. La idea era que se anoten la mayor cantidad de bandas posibles, no teníamos una dimensión de lo que podía pasar. En el primero se anotaron 40, de ahí seleccionamos con un criterio en el que se destaque que sea nuevo de la ciudad, con una profesionalización del trabajo. El año pasado, por ejemplo, rompimos con los géneros y hubo de todo. Este año ampliamos la rama del diseño. Tenemos muy poco espacio para las bandas y es lo que más nos cuesta. Este año hubo 150 inscriptos, no lo podíamos creer.

¿Cómo es eso de mezclar tantas disciplinas?

D: Está buenísimo. Yo soy músico y en un primer momento no entendía nada, ni de feria ni de diseño. Aprendí mucho a tratarlo a prueba y error, vas creciendo con eso. Lo bueno es que el grupo que armamos ahora tiene una diseñadora en indumentaria, un fotógrafo y tratamos de que cada uno se especifique lo más que pueda en eso. Otra cosa que nos pasa mucho es que cada actividad que hay se mezcla con otra. Por ejemplo, los músicos terminan trabajando la parte gráfica de su banda con los feriantes o diseñadores que participaron con ellos del festival. Se crean vínculos que después siguen en el tiempo y es un poco la idea de todo esto.

¿Tienen algún referente en cuanto a producción?

D: Por conocimiento de estos últimos años, Ciudad Alterna es la base que tenemos como referente para trabajar. Cuchi Calderón y Juan Pablo Morales nos dan una mano muy grande, siempre. Otra cosa que me pasa a mí es que al hacer o trabajar en festivales que se llevan a cabo en lugares como Pura Vida, donde se mezclan tantas cosas, me enseña mucho. Te hace abrir la cabeza a como predisponerte a trabajar. Por otro lado e internacionalmente, creo que el Festival Corona de México es un gran ejemplo a seguir, sobre todo en la comunicación.

¿Qué expectativas tenés para esta cuarta edición?

D: Esperamos que haya gente y que lo disfruten porque de verdad hay muy buenos artistas. Por otro lado, planteamos cosas nuevas para que sea todo mucho más interactivo y hayan actividades en todo el espacio: juegos de arcade, DJs, musicalizadores en vinilo y performances todo el tiempo. A donde vayas va a haber algo. Se va a disfrutar mucho más y va a hacer que la gente interactúe.

Por Tomás San Juan
Foto: Violeta Martínez

Comentarios