Desde el 2010 hasta acá, Güacho tuvo la capacidad de demostrar su iniciativa para, además de convertirse en una de las bandas representativas de la escena platense, llevar la música pesada stoner a uno de los puntos más altos como estilo. “El estilo a nosotros no nos importa. El stoner es una clasificación que tiene determinadas características que en La Plata se ven bastante y fue sorpresivo porque hubo un punto de inflexión donde empezó a venir a vernos bastante gente”, cuenta el guitarrista y cantante Lisandro Castillo.

Recorriendo sus trabajos discográficos – Vol. I (2012) y Vol. II (2013)- nos encontramos con que el trío local decidió sacar a la luz dos covers de Pappo’s Blues: ‘Abelardo el Pollo’ con la participación de José Blanco y ‘Pájaro Metálico’, donde Lucas Finocchi le puso voz a un tema que sin perder la marca registrada del Carpo, muestra le esencia del tridente. “Pappo para nosotros es una de nuestras piezas formativas. Junto a Spinetta y a otros tantos, son de los que más escuchamos. Son fuertes a la hora de tomar alguna referencia”, agrega Castillo.

“Somos una banda que depende mucho de la emocionalidad del toque y de nuestra interrelación”, cuenta el cantante y guitarrista Lisandro Castillo.

Actualmente las posibilidades de realizar fechas en todos lados no dejan de aparecer y eso hace que el grupo no pueda dedicarse a cumplir la primera meta que se propusieron: lanzar tres volúmenes. Por otro lado, con el cierre del Galpón de las Artes, lugar donde el conjunto convocó más de mil personas, se encuentran en la búsqueda del sitio que va a representar el regreso de Güacho a La Plata. “Estamos pensando en el Ópera o en algún lugar que cumpla las necesidades de la banda”, concluye el vocalista y guitarrista.

En marzo de este año decidieron lanzar un EP con dos covers de Pappo, ¿por qué la decisión?

Lisandro: En realidad eran dos temas que quedaron de las grabaciones del Vol. II. Lo hicimos en dos partes, en esas dos sesiones metimos los covers. Quedaron ahí pero había que laburarlos, sentarse porque no daba sacarlos así nomás. Arrancamos el año sabiendo que no iba a haber nada nuevo y le pusimos energía a esto. La idea siempre fue que haya invitados y que no tenga que cantar yo, por eso la elección de dos personas con las que hicimos cosas mucho tiempo: Lucas y José.

¿Qué significa la figura del Carpo para ustedes?

Lisandro: Es una de nuestras referencias siempre. Nosotros nunca habíamos grabado un cover, lo planteamos y no hubo duda de que iba a ser de él. No queríamos agarrar cualquiera o los que se hacen siempre. Creo que lo más significativo es la parte musical de él, sus ideas responden a otra época. Esa etapa que elegimos es la más ingenua y la más genuina de él como músico.

Entonces lanzado esto, pueden concentrarse tranquilos en materiales nuevos…

Lisandro: Los tiempos ya no los medimos ni nosotros. Hay fechas todo el tiempo, la idea en un principio era no tocar siempre. Lleva mucho tiempo y estamos tranquilos. Queremos que al ser el cierre de la trilogía que teníamos planificada también sea un cierre de algo de la banda y ahí nos ponemos más rompe bolas. Somos una banda que depende mucho de la emocionalidad del toque y de nuestra interrelación. Si bien ensayamos dos o tres veces por semana, nos falta ese tiempo como para sentarnos. La idea es cerrarlo lo antes posible y que no se dilate.

Muchas bandas que recién están surgiendo los tienen como inspiración y ejemplo a seguir, sobre todo desde lo organizativo.

Lisandro: Las fechas que hacemos en La Plata nos requieren demasiado tiempo porque hay mucho laburo de producción, siempre tenemos como dos o tres meses de pre antes de las fechas de acá. Por eso me parece que la organización es lo más lindo que tenemos. Si las cosas no las haces vos, no vienen. Se acabó el modelo de la discográfica que viene y te lleva a ser una estrella, es un modelo más de la industria que además me parece malísimo. Si querés descansar y ceder a esas situaciones está bien, pero nosotros estamos en otra vereda. Cuando las otras personas creen en el proyecto se trabaja de una manera increíble.

Y también por llevar lejos a un estilo que es poco escuchado masivamente…

Lisandro: El estilo a nosotros no nos importa y eso es clave. El stoner es una clasificación que tienen determinadas características que en La Plata se ven mucho. Picaporters es una banda que ahora está siguiendo un camino parecido al nuestro. No es el stoner, es la música pesada. Es sorpresivo porque no sé qué fue lo que cambió en un determinado momento, pero empezó a venir bastante gente. Igualmente nadie se sube a ningún caballo porque sabemos que hoy si y mañana no. Es buenísimo lo que ocurrió y no hay análisis de eso. Había un mensaje claro de nosotros que era que sabíamos lo que queríamos hacer. Cuando el mensaje es claro es más fácil llegar al que está en frente tuyo escuchándote.

Iban a participar del Festival Cultura en Emergencia que finalmente se suspendió, pero que marcaba la postura de la banda con respecto a las clausuras y las fechas en el Estadio Único de La Plata. ¿Cómo lo vivieron?

Lisandro: En una semana cerraron dos o tres lugares claves mientras que con la bandera de la emergencia hicieron un festival que no solucionaba los problemas que iba a tener que llevar la escena que realmente vive el día a día. En vez de solucionar o mejorar el sistema que hay en la cultura platense lo clausuraron. Yo mañana puedo venir a tocar al Ópera pero hay un montón de bandas que no y Pura Vida te da esa posibilidad de no sólo tocar gratis, sino de poder invitar bandas de otros lados para que vos después puedas viajar y llevar tu música a otra gente. Dio la casualidad de que las bandas que formamos el festival somos las más representativas o escuchadas de la ciudad y se iba a armar algo lindo. No era un ataque al festival emergente como se tomó, pero nosotros nos paramos desde otro lado. Es una buena iniciativa para bandas que necesitan mostrarse, pero no sirve para solucionar el problema que verdaderamente tiene la ciudad.

Otra característica importante de Güacho fue la de darle importancia a la edición de vinilos.

Lisandro: La verdad que es un formato que no solo representa una época de la música, sino que también tiene eso de sentarse a escuchar un disco o disfrutar del arte. Son otros tamaños, otras perspectivas, te genera otra situación con el arte. Igualmente también trae descarga, lo cual hace eso de que no es un formato o el otro, viene todo incluido.

¿Cómo ves a Güacho en un futuro?

Lisandro: La verdad que no tengo ni idea. Primero queremos cerrar los tres volúmenes. Después no sé si seguiremos con este modelo de banda, si mutaremos en otra cosa, cambiaremos mucho o poco. Hay ideas que andan dando vueltas, no se sabe si como parte de la banda o no, pero están ahí. Joaquín es mi hermano y Hernán es como si lo fuera, vamos a tocar juntos toda la vida. Pero la verdad es que hay muchas ideas para hacer cosas que no sé si van dentro de este formato de Güacho.

Tomás San Juan

Foto: Iván Pinto

Comentarios