El ska invita al baile y a la fiesta por donde se lo mire. Sin ir más lejos, las bandas referentes del género se caracterizan por hacer celebraciones que parecen nunca acabar. Kapanga es uno de esos conjuntos que a lo largo de más de 20 años le agregó rock a una expresión que es poco desarrollada en Argentina. El sábado, el Teatro Sala Ópera de La Plata explotó con más de quinientas personas que se acercaron a disfrutar del Motormúsica Tour 2016 que llevará al “Mono” Fabio, Maikel de Luna Campos, Javier Manera, Claudio Maffia y Mariano Arjones a recorrer todo el país y algunos lugares de Latinoamérica.

El primer grupo encargado de abrir el show fue Sexto Sentido, oriundo de Berazategui. El sexteto liderado por Gastón Ziven le puso rock a la previa kapanguera con riffs que llamaron al público a moverse para dejar de lado el frío otoñal que se sentía desde la entrada del salón. Se destacaron canciones como “Comunismo y Marihuana”, “Sexto sentido” y “Pidiendo”.

Solo unos minutos separaron a los chicos del conurbano de Percance, un conjunto de rock fusión latino con tintes de ska alternativo que trajeron un espectáculo arrollador e innovador directo desde Costa Rica. La actuación de Esteban Ramírez, voz y líder de la banda, hizo enloquecer a cientos de espectadores que ya iban anticipando la fiesta que iba a traer el plato fuerte de la noche. Desde el inicio, donde sorprendieron con un cover de la intro de “Manuel Santillán, El León” de los Fabulosos Cadillacs, divirtieron pasando por la salsa, el merengue, el reggae y hasta el funk.

Quince minutos después de las 22, se abrió el telón del Ópera y Kapanga arrancó lo que iba a ser una noche acalorada con “Motormúsica”, corte de difusión de su último trabajo de estudio. El Mono habló un poco de las repercusiones después de la salida del disco, donde el grupo fue nominado a los Premios Gardel 2016 por “Mejor Álbum de rock” y “Mejor videoclip”. Dejó en claro la felicidad que esto traía al mundo kapanguero e inmediatamente continuó el show con “La Crudita”, “Bisabuelo”, que fue dedicado a Paul McCartney que hacía unos días había visitado el Estadio Único y “Karrito de rulemanes” donde el público saltó hasta más no poder.

Luego de interpretar “Se Va”, el Mono invitó a Esteban Ramírez de Percance a cantar “El Universal”, uno de los himnos de Kapanga. Le siguió “Bailarín Asesino”, “Go”, “Gauchito Gil” donde hicieron una graciosa representación con dos actores disfrazados del santo y “El loco”.

En el medio del recital, continuaron los chistes en torno a la figura de McCartney. Se hizo referencia a su veganismo, su edad y muchas cosas más que hicieron descostillar de risa a los presentes. Después de este breve interín, hicieron “El Loco”, “La Taberna”, “El Arte de Mentir”, “Miami (guarda a la salida)” y “Juntos”, otro de los cortes de Motormúsica, interpretado por Maikel.

Llegó el turno del segundo invitado de la noche. Tobías Fabio, hijo del Mono, subió al escenario para tocar la guitarra acústica y hacer junto a su padre otro de los temas que más reacción tuvo por parte de los presentes: “Desearía”, una de las románticas del setlist. Continuaron “Mis amigos” y “No me sueltes”, donde siguiendo con la parodia del show del ex Beatle en la ciudad, se subió a un nene de diez años a cantar, tal como Paul lo hizo con Leila, aquella nena que recorrió el mundo de las noticias y las redes sociales por tocar el bajo con él.

La noche se cerró bien movida con “Rock” y “El Mono Relojero”. Es sorprendente encontrarse a familias y chicos de distintas generaciones cantando al ritmo de canciones que superan los 20 años. Mérito absoluto de una banda que tiene como principal bandera el arte de divertir y que se consagró por sacar hits que resonarán en el inconsciente de cualquier argentino que sintonice un programa de radio.

GALERÍA

Access Token not set. You can generate Access Tokens for your Page or Profile on fb.srizon.com. After generating the access token, insert it on the backend

vMg Fotografía – Violeta Martínez

Por Tomás San Juan

Comentarios