Los 90, musicalmente, fueron años muy fructíferos. En medio de un escenario político adverso, el rock comenzó a alejarse del pop con el que se había fusionado en los 80, volvió a recargar las guitarras eléctricas y empezó a reflejar en sus letras las vivencias de las clases sociales más relegadas.

En ese contexto, en el que el rock se convirtió en la voz de las juventudes obreras, en La Plata surgió Don Lunfardo y el Señor Otario. La banda, actualmente, está conformada por Luciano Angeleri en voz, Federico Lozano y Marcos Tradatti en guitarras, Javier De La Mata en batería, Néstor Arévalo en bajo y Andrés Maillard en teclados.

“Nos entusiasma el hecho de que cada disco sea distinto sin que la esencia y las raíces de la banda se pongan en juego”

Hoy, tras 17 años moviéndose en la escena de los suburbios bonaerenses, el grupo conserva sus ideales y la firme convicción de mantenerse fuera de los reflectores de la industria musical. Esa independencia, devenida en resistencia de las grandes productoras, se convirtió en una de las banderas que más levantan sus seguidores y en uno de los rasgos más destacados del grupo.

A días de despedir el 2016 en la ciudad que los vio nacer, Don Lunfardo se prepara para un nuevo año en el que estrenarán disco de estudio y que los encontrará arriba de los escenarios en diferentes puntos del país.

-En sus discos pueden encontrarse la fusión de distintos estilos ¿cómo definirían, en ese aspecto, a DLSO? 

DLSO: Siempre fuimos muy eclécticos. Seguro que por nuestra condición de músicos melómanos y la apertura musical que cada uno tiene dentro de su cabeza. Nos interesa mucho indagar en nuestras raíces, el tango, el folklore y fusionarlo con otros géneros que nos gustan como el rock, el blues, el punk, el hip hop.

– Siguiendo con lo anterior, también se observa un giro musical de disco a disco, una constante evolución de la banda ¿cómo fue para ustedes la transición entre ellos y cómo fueron las diferentes etapas de composición?

DLSO: Mutar nos mantiene vivos. Y entre disco y disco, por esta elección de mantenernos independientes, hace que pasen muchos años sin poder editar todo lo que quisiéramos y la evolución de la banda y de sus músicos es constante, así que eso se nota. Nos aburre estancarnos en un sólo lugar y el cambio es acción para nosotros. Nos entusiasma el hecho de que cada disco sea distinto sin que la esencia y las raíces de la banda se pongan en juego.

– Llevan más de 15 años moviéndose en una escena platense que fue mutando con el paso del tiempo ¿a qué le atribuyen su permanencia y la fidelidad de su público?

DLSO: Hace diecisiete años que nos subimos por primera vez a un escenario y eso se nota. El público creemos que nos ve como personas reales sin ninguna compañía, ni managers, ni productores que nos estén atrás y cree en nuestra música, en nuestras canciones y en nuestra poesía. Somos leales a nuestra sustancia. Nuestro discurso y nuestro paso firme, pero a nuestro tiempo, han allanado un camino posible y la gente siempre fue invitada a sentirse parte de nuestro recorrido: hay una relación de pertenencia muy grande con el público y un ambiente que se nutre sólo de una energía que nos activa, nos revoluciona y nos retroalimenta permanentemente. Es una especie de simbiosis que nos emociona en cada presentación en vivo.

– Siempre se manejaron de manera independiente ¿cómo se sobrevive en un campo totalmente minado por la industria discográfica? 

DLSO: Con muchas agallas, paciencia y trabajo. Nuestro norte es el sur siempre. Somos como los kois: contra la corriente siempre y al final del camino, vivos, no sólo cambiaremos de piel sino que de forma. Por más que para muchos la independencia sea sólo una leyenda, nosotros vamos subiendo la montaña por el río corriente abajo y del otro lado, saldremos a su tiempo convertidos en dragones, como dicen los orientales.

– ¿En qué etapa de la banda los encuentra este fin de año?

Terminando el disco y comenzando a preparar la fecha del sábado 14 de enero en GAP (Av. Constitución 5780, Mar del Plata).

– ¿Qué tiene que esperar el público para el 2017?

El disco nuevo, bajo nuestra producción junto a Martín Carrizo, y una gira por todo el país para presentarlo en ciudades como Córdoba y Rosario, en fechas que ya están confirmadas.

Por Alma Carrasco
Foto: Julieta Recalcatti

Comentarios