Día 3. Como en casi todas las ediciones del Cosquín Rock, la lluvia se hizo presente. Pero la diferencia abismal con otros años es que fue a la mañana y, para alivio del público, alrededor de las 15hs el sol apareció en el Valle de Santa María de Punilla. Pero no fue el único regalo que recibió todo aquel que se acercó a la tercera fecha del festival más grande del país. Además del prometedor lineup que se presentó en el escenario principal había un distintivo homenaje a los 50 años del rock nacional.

El Plan de la Mariposa, Cuatro al Hilo y Palo Pandolfo abrieron una fecha que parecía complicada por el clima. Poco público pero mucho entusiasmo en artistas que vienen trabajando hace años y de manera comprometida con la escena. Casi al mismo tiempo, Golosinas Peligrosas, Alejandro Medina y Javier Martínez emprendían una celebración que, de alguna manera u otra, recalcaba la historia musical de nuestro país.

El histórico baterista Carl Palmer, único sobreviviente de la banda de rock progresivo y psicodélico Emerson, Lake and Palmer, brindó un espectáculo aceptable, que rememoró toda la carrera artística de un grande de los platillos. Casi una hora después, La Que Faltaba, empezó a juntar los primeros grupitos de fanáticos que siguen hace tiempo a Micky Rodríguez, ex bajista de Los Piojos. La mística del festival rebrotaba. Del otro lado, tres grandes seguían de festejo: Ricardo Soulé, Celeste Carballo y Willy Quiroga la descosieron en tres shows nostálgicos.

Luego de un número planteado de una manera interesante por parte de Los Guarros, Los Violadores pisaron fuerte en el escenario principal tocando casi todos los temas de Los Violadores y Y ahora qué pasa, eh?, sus álbumes de estudio debut. Pegadito, Attaque 77 y Kapanga llenaron de hits a un público que pedía a gritos temas conocidos. En la otra punta del predio, Fabiana Cantilo por un lado y Fito Páez por el otro, brindaban shows que quedarán para siempre en la memoria de las sierras cordobesas.

Faltaban las dos bandas más convocantes del tercer día del Cosquín Rock. Las Pelotas, que además de presentar una extensa lista de temas que incluyó clásicos como ‘Siento Luego Basto’, ‘Será’ y ‘Personalmente’, la rompió con un cierre espectacular interpretando ‘El Ojo Blindado’ de Sumo. Finalmente, La Beriso fue el grupo encargadao de despedir la decimo séptima edición del festival.

En los 50 años del Rock Nacional el cierre era de lujo. Pedro Aznar, con su virtuosismo único y demostrando porqué es uno de los músicos más completos del país y David Lebón con un recital que rememoró  todas las etapas de su carrera: Pescado Rabioso, Serú Girán y su último disco solista, Encuentro Supremo. Como cierre de fiesta, Los Twist hicieron bailar a los que se quedaron hasta el final del espectáculo. Un Cosquín para el recuerdo.
https://www.facebook.com/pg/revisdistorsion/photos/?tab=album&album_id=387825231582206

Por Tomás San Juan
Fotos: Tomás San Juan

Comentarios