El segundo día en Santa María de Punilla se distinguió por dos particularidades. La primera, el sublime clima. Un sol espectacular inundó el valle generando un color distinto en el paisaje que rodea el predio del Cosquín Rock. Análogamente, tres shows al hilo de primerísimo nivel: La Vela Puerca, Skay y los Fakires y Los Fabulosos Cadillacs convidaron espectáculos exquisitos. Un sonido impoluto, canciones infalibles y fiesta.

En esta oportunidad, hubo algunos cambios en los escenarios levantados por los organizadores. La temática se tiñó de verde, amarillo y rojo para adentrarse en el mejor y más íntegro reggae nacional. En otro costado, pero no menos importante, los tablones del ‘Carlos Tortola’ se pusieron más pesados y el metal inundó el espacio que fue destinado para los conjuntos emergentes. Dos rotundas modificaciones en la programación.

La Perra que los Parió y Cuca fueron los encargados de abrir la fecha en el escenario principal. Dos presentaciones que tuvieron poca concurrencia del público pero que calentaron motores para lo que iba a pasar unos minutos después. Primero con De La Gran Piñata y después con Jóvenes Pordioseros. La banda liderada por Toti Iglesias demostró una vez más cómo rockearla en un festival a las cinco de la tarde.

Alrededor de las 18:30hs llegó el segundo show internacional del Cosquín. Panteón Rococó, directo desde México, sorprendió a los presentes con su fusión de rock, ska y ritmos locales. Además, adelantó otra de las fiestas que se iban a vivir en el día. Los Caligaris llegaron al Valle prendidos fuego. Con el número que nos tienen acostumbrados, repasaron los temas más importantes de su carrera con un público en llamas. El día 2 venía muy bien, pero faltaba lo mejor.

Después de un show tranquilo pero acertado de Los Cafres, la trilogía que más esperaba la gente que concurrió al escenario principal dio el puntapié inicial con La Vela Puerca. Los uruguayos ofrecieron un espectáculo que marcó la experiencia adquirida en sus más de 20 años en la escena. Tocaron temas de su último álbum, Érase, y clásicos de la extensa historia de la banda.

Era el turno de Skay y los Fakires. El legendario guitarrista de los Redondos se mostró impecable, preciso y con un nivel supremo en su voz. Interpretó algunos clásicos ricoteros, como ‘El Pibe de los Astilleros’ y ‘Jijiji’ y presentó temas de su próximo trabajo de estudio. Un recital exquisito para darle pie al cierre, que estaba a cargo de nada más y nada menos que Los Fabulosos Cadillacs.

Vicentico, Flavio y cía encaminaron hacia la multitud para brindar, quizás, uno de los mejores shows de los últimos años. Inclusive más explosivo del que tuvieron en el último Luna Park donde presentaron formación nueva con sus hijos. Hicieron todos los hits de la banda en un show que duró alrededor de dos horas y media. Un cierre intachable.

Las revelaciones del día 2

Si bien el escenario principal del Día 2 del Cosquín Rock se llevó todas las miradas, no se puede dejar de mencionar lo sucedido en los demás espacios.
El cierre de Nonpalidece en el Temático Reggae, más los shows de Dancing Mood y Todos Tus Muertos pegaron fuerte en la otra punta del predio. Por otro lado, Barco, Indios y Shoot The Radio, el proyecto electrónico del ex Soda Stereo Zeta Bosio, hicieron de las suyas en el Quilmes Garage.

https://www.facebook.com/pg/revisdistorsion/photos/?tab=album&album_id=387740248257371

Por Tomás San Juan
Fotos: Tomás San Juan

Comentarios