Es muy difícil comentarle a alguien lo que se vive en el Cosquín Rock. Esto no se debe a las bandas o artistas que pasan por los distintos escenarios que se instalan en Santa María de Punilla; a ellos los podemos disfrutar durante el año en cualquier recinto de la provincia de Buenos Aires o del interior. El asunto se localiza en una mística que, de alguna manera u otra, se formó con el paso del tiempo entre las sierras cordobesas y un público fiel que acompaña desde la primera edición al festival de rock más grande de la República Argentina.

La primera fecha de esta versión 2017 del evento que, vale destacar, revoluciona a todo el pueblo y alrededores, tuvo lugar el sábado 25 de febrero. Los encargados de cerrar el día 1 fueron Ciro y los Persas, pero la fiesta arrancó desde temprano: Revanchistas y Perro Ciego inauguraron el escenario principal con los primeros fanáticos que llegaron al predio. La cuestión no sólo pasaba por este sector, seis espacios más hicieron rugir parlantes y amplificadores. El Escenario Punk ‘Carlos Tortola’, La Casita del Blues, Ceremonia Geiser, el Espacio Alternativo, Quilmes Garage y el Temático Heavy fueron las alternativas de la jornada inaugural. 68 bandas en 12 horas. Descomunal.

Más allá de que es imposible contar con lujo de detalles lo que pasó en cada rincón del lugar, las actuaciones en las que Revista Distorsión estuvo presente resultaron excelentes. La mayoría del público se dividió entre la atmósfera principal y el temático Heavy. En este último se destacaron, desde temprano, los shows de Los Antiguos y Plan 4. En el caso de los primeros, recibieron un apoyo considerable, sobre todo por el horario, de los presentes. Después, los liderados por ‘Knario’ Compiano volaron cráneos con un desmesurado groove metal.

Casi al mismo tiempo, Coverheads, Barrio Viejo y Ojos Locos sorprendían en el principal, dándole lugar, nada más y nada menos, a dos grupos que hoy convocan cuantitativamente: El Bordo y Salta la Banca. El calor comenzó a aumentar entre los presentes y ya se sentían las primeras palpitaciones de lo que se avecinaba. El primer show internacional del Cosquín Rock 2017 estuvo a cargo de Rich Robinson, guitarrista y miembro de The Black Crowes. Interpretó temas de sus cuatro discos solistas y de la histórica banda de Hard Rock que fundó junto a su hermano Chris.

Pero pasaban otras cosas en Punilla. Por un lado, Los Pericos comenzaban con el festejo de sus 30 años en el escenario alternativo, que contó con invitados de lujo y un recorrido por los hits de su vasta discografía. Por otro lado, Juanse se presentaba con su banda en Ceremonia Geiser con canciones de los Ratones Paranoicos y de su etapa solista. Estos dos acontecimientos se repitieron a lo largo de las tres fechas del festival y en todas hubo perlas para destacar. Como si fuera poco, y sólo minutos después, Viticus arrancaba en el espacio Heavy rememorando a Pappo, Riff y transitando algunas canciones de su proyecto actual. Un verdadero lujazo.

21 hs. Hora del rocanrol. Los Gardelitos y La 25 fueron los primeros en atraer gente de forma masiva. Empezó el amontonamiento y se dejaron de lado huecos y dispersiones. Ambos conjuntos brindaron presentaciones con temas que viajaron por los momentos más gloriosos de sus respectivas carreras. Al mismo tiempo, Horcas explotaba el escenario heavy con un show imperdible. Sin embargo, una de las perlas del día 1 estaba por arrancar. Corvata Corvalán, Tery Langer y Andrés Vilanova demostraron porqué Carajo es una de las bandas del momento. El público, que en su mayoría era cordobés, saltó y coreó todos los temas, inclusive los últimos cortes lanzados hace menos de un año. Impecable.

Faltaban los broches de oro. Primero, Guasones brindó uno de los mejores espectáculos de su último tiempo. Además de tocar canciones de Hasta el Final, su último trabajo de estudio, tocaron clásicos que fueron coreados por la mayoría de los presentes que se acercaron al escenario principal. Un verdadero lujo antes de toparnos con el plato fuerte de la noche: Ciro y Los Persas.

El show brindado por el ex piojoso no podía arrancar mejor. Andrés Ciro Martínez salió de adentro de una especia de esfera de color naranja que se ubicaba al final de la pasarela por la cual suele correr y cantar en sus presentaciones en vivo de una manera explosiva. Como siempre, interpretó temas de su ex banda y esto generó un sentimiento especial en sus fanáticos. Entre el setlist se destacaron: ‘Noche de hoy’, ‘Blues de la Ventana’ y ‘Paso a Paso’ de su época en Los Piojos y ‘Antes y Después’, ‘Insisto’ y ‘Mírenla’ de su historia actual. Un final inmejorable.
https://www.facebook.com/pg/revisdistorsion/photos/?tab=album&album_id=385864508444945

Por Tomás San Juan
Fotos: Tomás San Juan

Comentarios