En los últimos años, el crecimiento del funk en La Plata ha tomado una fuerza irreconocible. Ligadas a la esencia pura de lo que comenzó en la década del sesenta como la mutación que ésta tuvo a partir de los ochenta, con la amalgama de sonidos puros del rock, devenidos de las influencias negras. Como resultado, un paisaje alentador para uno de los estilos transcendentales en nuestra historia. Cóndor Sexy retoma aquellas posturas clásicas y las nutre con formas sonoras de otras corrientes.

Su presentación en estudio es Larga vida al funk –aunque están presentes desde 2014-, un EP de cuatro canciones grabadas en los Estudios Bauhaus de La Plata, durante el 2016. La elección del lugar, con un equipo analógico de grabación, se refleja en el acabo del material. Líneas de guitarras arrebatadas de los héroes del primer Woodstock y una nube que acobija los primeros discos de Red Hot Chili Peppers, antes de la llegada de Frusciante al equipo.

Al igual que los californianos, realzan la temática ciudad en sus letras, la búsqueda de retratar los confines platenses en cada lírica. Por otra parte, un mensaje directo a los de cuello y corbata en ‘Señor empresario’, con un inicio sacado de los libros de Led Zeppelin. Retratos al ave carroñera que les da nombre a la banda afloran en ‘La fábula del cóndor’. A su vez, en ‘Larga vida al funk’ sacan a relucir todas sus influencias, nombrándolas y ejecutándolas una por una.

Lo propuesto por Santiago Ruiz Arandia (bajo y voz), Joaquín Flores (guitarra) y Lucas Murúa en (batería y coros) es una visión del funk que comienza a tener su apogeo en los noventa y en los últimos años se ha vuelto a ver con buenos ojos. Un epé conciso que culmina con un Lado B, tres canciones acústicas y grabadas en vivo en las sesiones de producción de este material debut. Aunque es un comienzo prometedor, el trío de Gonnet tiene un camino amplio por recorrer en una ciudad, que cada día está más abierta a propuestas que salgan de lo clásico e imponer el mensaje “¡Larga vida al funk, carajo!”.

Por Juan José Llano Oyarzún

Comentarios