Por Tomás San Juan
Foto: InfoOlavarría

“Un músico argentino de hoy aborda una chacarera con la misma naturalidad o habilidad que el que aborda un blues y eso habla de una evolución”. Así arrancaba esta entrevista Claudio Gabis: el histórico guitarrista está encabezando una gira que lo llevará a recorrer 35 ciudades en menos de dos meses. Antes del show de hoy a la noche en Ciudad Vieja, el ex Manal charló con Revista Distorsión sobre el armado de la Red Argentina de Blues, el regreso fallido de una de las bandas fundadoras del rock nacional y sus ganas de grabar nuevo material.

¿Cómo se prepara para el show de este viernes en La Plata?

CG: La preparación la hice antes de programar la gira de 35 conciertos que realizaré en menos de dos meses. La preparación ya la hice, ahora estoy en medio del baile y hay que bailar.

Dentro de esta gira aparecen ciudades poco habituales en el circuito rockero. ¿Cómo fue la selección?

CG: Es un red que yo vengo construyendo. Empecé en el 2009 y esta es la 8va gira que realizo. Arranqué tocando en Ramos Mejía, en Mr. Jones, que es un lugar emblemático del blues en el país. Hice un par de shows más y a partir de ahí, al año siguiente viaje a la Patagonia y algunas provincias. Se fueron acumulando los lugares y formamos una red, que yo llam la Red Argentina de Blues.

Vale destacar que todo el armado es dentro de la autogestión.

CG: Si y hay que incrementar la autogestión. Lo que yo hago lo organizo yo, tengo un montón de amigos que me ayudan y colaboran en cada región pero digamos que no paso por ninguna productora. Si bien respeto mucho a los productores, me cuestan mucho dinero. Me toma varios meses de trabajo antes de venir.

¿Qué diferencias encuentra en la autogestión de hoy y en la de antes?

CG: En aquellos años no teníamos capacidad para auto gestionarnos, es más, no existía el concepto de independiente. Si se grababa era con una multinacional o con alguna empresa nacional grande. No existían pequeñas discográficas, no existía la gestión independiente ni las redes. Esto que yo armo lo hago gracias a Facebook y Youtube, que me permiten comunicarme con la gente de una manera sencilla y rápida. Tampoco había una red para el rock, que tal como lo tenemos ahora, lo empezamos a fundar nosotros. En aquella época, el circuito era Buenos Aires y alrededores. Ir a La Plata era una hazaña y viajar a Rosario una proeza.

¿Se encuentra trabajando en algún material nuevo?

CG: Si, tengo y estoy trabajando en eso. Lo que si, no tengo ninguna perspectiva ni idea de la grabación. Tampoco tengo apuro y no lo pienso hacer hasta que no me surjan las condiciones propicias. Hoy en día, grabar independiente está muy bien. Pero el mecanismo independiente no es el que me interesa para grabar, sobre todo por las limitaciones del alcance. En algún momento las conseguiré, mientras tanto el material y las ganas están.

¿Escucha bandas nuevas?

CG: No en especial. En general me he vuelto muy limitado a la hora de escuchar música. Escucho exclusivamente cosas que me dan un placer garantizado. Mucho jazz, blues, música brasilera y clásica, pero no me dedico a la búsqueda de novedades. Si me interesa que cuando realmente me dedico a escuchar música es por placer, no por el afán de investigación que me movía antes.

¿Qué pasó con la reunión de Manal?

CG: No se dieron las condiciones formales, organizativas, económicas y anímicas. No tuvo que ver con una cosa entre los manales, sobre todo porque no tengo ninguna comunicación con Javier Martínez desde octubre del año pasado, ni siquiera un saludo. Con Alejandro me mandé unos mail por sus cumpleaños en noviembre. Entonces no tengo ninguna comunicación con ellos. Todas las conversaciones fueron por parte de la productora que realizaron individualmente con cada uno y yo no sé qué se negoció con los demás. Yo sólo discutí algunos términos del contrato de una manera normal y de repente me comunicaron que se cancelaba. Quién realmente sabe de las razones es la productora y creo que no le interesa justificar lo que pasó. No fue la ocasión propicia y yo creo que la productora se arrepintió.

La semana pasada, los CD y DVD Manal en vivo RedHouse fueron nominados en las categorías Mejor Álbum de Rock y Mejor DVD de Rock en los Premios Gardel. ¿Cómo lo vive?

CG: Con muchísimo orgullo y alegría. Está fantástico y me parece bárbaro, la nominación me pone muy contento. Yo creo que Manal merece este tipo de reconocimiento y el trabajo del Corcho (Rodríguez) y de la productora también. Vamos a ver lo que pasa, si recibimos el premio, pero la nominación significa una honra para mí.

¿Qué diferencias encuentra entre los músicos de antes y los de ahora?

CG: En primer término hay, en general, mucha más calidad. Los músicos están mejor formados y tienen más información. Tienen más apertura, es decir, hoy un tipo toca folklore, tango y blues y lo toca con igual comodidad y sin tener lo prejuicios de crear las fronteras que históricamente se crearon. Un músico argentino de hoy aborda una chacarera con la misma naturalidad o habilidad que el que aborda un blues y eso habla de una evolución. Al mismo tiempo el mercado es muy difícil: después del surgimiento de Manal, el mercado convirtió a la cultura en moda. La cultura es una cosa que no le interesa a nadie, mucho menos a los políticos. El panorama general es que hay muy buenos músicos y bandas y yo creo que si hubiera más organización de los músicos entre sí, sin esperar el milagro de la productora o de Spotify, se podrían lograr más cosas.

Nombró a los políticos. ¿Cómo ve el panorama actual del país?

CG: Muy complicado como siempre.

Comentarios