Catupecu Machu tocó el viernes 8 de julio en el Teatro Sala Ópera. Fernando Ruiz Díaz y compañía volvieron a La Plata con el fervor y alegría que los acostumbra, junto a sus fanáticos que colmaron la sala. El show comenzó a las 21:30 y duró dos horas y media, en las que hicieron 19 temas, con algunos extras y temas enganchados.

El recital comenzó cuando se abrió el telón y arriba del escenario aparecieron Agustín Rocino (batería) y Martín González (teclado). Mientras improvisaban se sumó Sebastián Cáceres (bajo) y, en último lugar, Fernando Ruiz Díaz saltó al escenario haciendo un solo de guitarra que dio pie a “El grito de después”. Luego de terminarlo y sin mediar palabras con el público, comenzaron a hacer “Oxido en el aire”, en una versión en la que, a excepción de Rocino que se quedó en la batería, todos tocaron la guitarra.

“¿Qué pasa La Plata?”, fue lo primero que dijo el cantante a su público. Sin más, comenzaron a tocar “Confusión”, uno de sus éxitos. La gente comenzó a corear y saltar ante los primeros acordes del tema. Al terminar, Ruiz Díaz cambió la letra del final, con “Te deseo. Santa La Plata. Mucho, todo y más.”, y agregó: “¡Feliz día de la patria!”, ante el cercano 9 de julio.

Continuaron con “Plan B: anhelo de satisfacción” y “Perfectos cromosomas”. Durante el segundo tema, el cantante pidió un “colchón de palmas hasta el fondo”. A lo que la gente comenzó a aplaudir enérgicamente. Pegado hicieron una versión de “Es todo lo que tengo y es todo lo que hay” de Lisandro Aristimuño. “Hoy es como noche de sábado, ¿no? Que linda se puso La Plata”, festejó Ruiz Díaz.

“Les voy a contar algo que me pasó hoy y que es muy conmovedor. Un conocido, que lleva a sus hijos al mismo jardín que yo, me mandó una foto de un pibe que se tatuó la letra de la siguiente canción. El tatuaje se lo hizo el mismo día que su hija había fallecido. Su pareja había estado nueve meses embarazada y no parió con vida a su beba. Así que le dedicó la canción a ella y a toda la gente que ya se fue.” Emocionados, comenzaron a interpretar “En los sueños”, canción que Ruiz Díaz escribió para su padre y abuelo. “Con toda la luz del universo, esta es para esa chica”, agregó el cantante que, al final, quedó solo cantando “Hoy te vi en los sueños”.

Continuaron con “Cuadro dentro de cuadros” y luego hicieron tres canciones pegadas: “Across the universe” de The Beatles, “Opus”, de ellos, y “Hablando a tu corazón”, de Charly Garcia y Pedro Aznar. Ruiz Díaz les dedicó esa versión a “todas las personas que aman. Heterosexuales, gays, lesbianas, hermafroditas. A todo ser humano viviente que quiere amar”. Prosiguieron con “Para vestirte hoy”, canción de Lisandro Aristimuño que Catupecu Machu suele tocar en sus presentaciones y, hasta de la cual, grabaron una versión propia.

Cuando terminaron, la banda se fue y quedó solo sobre el escenario Fernando Ruiz Díaz, que hizo tocó canciones al hilo: “Klimt… pintemos”, “Cuántos son” y “Sos”. Luego recordó la primera vez que vinieron a La Plata. “Fue la primer ciudad en la que tocamos fuera de Capital Federal. Vinimos en una camioneta como la de Scooby Doo a un lugar muy chico, no recuerdo el nombre. Lo que sí, saltábamos mucho sobre el escenario y el dueño del local nos quería matar”, dijo entre risas. Y agregó: “La Plata es una ciudad con mucha cultura, ¿no? Virus, Los Redondos, El mató… ¡Viva La Plata!”.

Después de la anécdota, volvieron los demás músicos e hicieron “Acaba el fin”, “Origen extremo” y “Metrópolis nueva”. “Antes del siguiente tema les quiero contar que me llamaron para cantar el himno nacional mañana en Piedra Buena. Me emocionó mucho y creo que es un triunfo para la música y el arte, ya que es un 9 de julio tan especial. Me alucina pensar en la gente que hace 200 años pidió la independencia. Les pido cantar el himno ahora”, comentó Ruiz Díaz y, a continuación, comenzaron a entonar las estrofas con todo el público. Al terminar gritó: “¡Viva la patria!”, y siguieron el recital con “Magia Veneno” y “A veces vuelvo”, dos de sus clásicos que hicieron saltar y cantar a todo el teatro.

Para mantener al público eufórico, interpretaron “Dale”. A la mitad de la canción, el cantante dijo: “un día me preguntaron si no me aburría de tocar esta canción. Contesté que me encanta hacerla”, y agregó “un tema que no hacemos mucho es este”, y comenzaron a hacer “Blitzkrieg Bop” de The Ramones. “Vamos La Plata, denme todo. Que nos escuchen Cerati, Spinetta, Pappo, Sokol, Kupinski, Prodan y aquella chiquita”, dedicó emocionado el cantante y guitarrista.

Antes de finalizar, Ruiz Díaz agarró un celular de un espectador para ver la hora. Faltaban dos minutos para la media noche y esperaron hasta ese momento. Cuando se hicieron las doce, el cantante gritó “Feliz día de la patria” y ató una bandera argentina al micrófono. Cerraron el show con “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”. “Muchas gracias amores de mi vida. Fue una noche inolvidable. ¡Feliz día de la patria!”, culminó el show un Fernando Ruiz Díaz emocionado y contento. La gente aplaudió ante su ánimo y se quedó atónita. Habían pasado dos horas y media en las que Catupecu Machu no paró de tocar ni un segundo. Fue un recital demoledor, en el que la banda demostró ser, hoy en día, una de las más importantes del rock nacional.

GALERÍA

Access Token not set. You can generate Access Tokens for your Page or Profile on fb.srizon.com. After generating the access token, insert it on the backend

Por: Nicolás Inchaurrondo
Fotos: Pilar Miguez Iñarra

Comentarios