¿Cuántas bandas platenses superan los 10 años? Pocas. En este momento se pueden nombrar dos que pasaron por los grabadores de Revista Distorsión: Pushit y Facecream. Desde el 2006, Caracol a Contramano comenzó a transitar la escena platense de manera vertiginosa, tocando todos los fines de semana sin importar la fecha. “El quiebre fue cuando cumplimos siete años. A partir de ahí, luego de varios cambios en la formación de la banda y en la búsqueda del sonido, cambió todo para siempre y planificamos todo de manera distinta”, cuenta el cantante y guitarrista Chelo Fontana.

“En el disco nuevo buscamos trabajar en la misma formación pero con otros colores en los instrumentos: distorsión en las guitarras y los bajos, explorar una faceta más textural del sonido”

El grupo, que lo completa Lucas Serena en teclados, guitarras, trombón, Lucho Menez en bajo, los hermanos Gonzalo y Santiago Rogati en guitarra y batería y Pablo Bohl en saxo, se prepara para encarar nuevamente una presentación en el Teatro Sala Ópera de La Plata, que será la primera fecha del año en la ciudad. Sin embargo, esta no es la única noticia que tenemos del sexteto: se estima que para mitad de año lanzarán su cuarto trabajo de estudio.

El próximo 3 de marzo van a tocar en el Teatro Sala Ópera. ¿Cómo se preparan para la fecha?

Chelo: Con mucha expectativa. Es la primera del año así que hay cierta ansiedad como sobrecargada. Pero bien, estamos ensayando mucho, demasiado, prácticamente todos los días. La fecha está apuntada para poder seguir laburando lo que va a ser el próximo disco, así que estamos con una gran expectativa por eso también. Queremos cargarnos de energía para la grabación y todas las etapas que vienen luego.

¿Van a presentar temas nuevos?

Lucas: Vamos a mechar tres temas de lo que va a ser el disco nuevo como para adelantar algo.

¿Qué expectativas tienen?

Lucas: Esperamos que la gente vaya, toda la que pueda, y con eso poder ya solventar una parte de la grabación del disco. Que nos acompañen los que nos acompañan siempre.

Chelo: También pasarla como siempre la pasamos en vivo. Es un evento esperado, ya por suerte para un público numeroso pero también para nosotros. Yo creo que si no existiera el recital en vivo sería muy difícil que todos sigamos en esta. Lo copado es que cada vez se comparte más y la expectativa es esa: seguir creciendo con la familia que se está formando, pero principalmente disfrutar, no hay nada más lindo que laburar de lo que a uno le gusta.

El primer lugar donde avisaron que se viene un nuevo álbum de Caracol fue en las redes sociales. ¿Qué más pueden adelantarnos?

Lucas: Laburamos una faceta que veníamos sin trabajar. Como que el primer disco fue más apuntar a que cada canción tenga algo en particular y luego hicimos lo que fue el acústico, que significó trabajar con una formación distinta. Ya en Nunca Aullar con Lobos fue profesionalizar el proceso de grabar, editar, etc. Ahora esto va a ser el mismo proceso que el último disco pero teniendo un cuidado en lo que es la mezcla y el mastering y desde nuestro lado, que es lo musical, trabajar en la misma formación pero con otros colores en los instrumentos: buscamos distorsión en las guitarras y los bajos, explorar una faceta más textural del sonido.

¿Esta última búsqueda que nombran del sonido viene por algo en particular?

Lucas: Y, si no te trabas. No queremos hacer lo mismo todo el tiempo. Está buenísimo laburar con cosas que nunca usas y que te cuestan, te pone a pensar y mucho. Te mantiene afilado todo el tiempo.

Santi: Es una evolución. De la búsqueda en general, que en este caso se llevó para ese lado.

El crecimiento del público fue exponencial en los últimos años, ¿cómo lo viven ustedes?

Chelo: Está buenísimo. Es raro, arrancamos tocando con 16 años. Al principio eran la familia, los amigos y los compañeros de la escuela. Después se fue renovando todo. De pronto, venir fomentando una idea, tratando de compartir una movida y que la gente se sume es increíble. En 10 años pasaron un montón de cosas. Por momentos parece que fue ayer y por momentos haces un poco la cuenta y te das cuenta de un montón de cosas. Pasar de tocar de 50, para 100 o 300. Es exponencial, va creciendo cada vez más y el escalón es cada vez más abrupto. Es muy loco. Te das cuenta después de las cosas. Después de bajar de tocar te das cuenta de lo que pasó y de la cantidad de gente que había y ahí si es un palazo en la cabeza.

Y encima laburando de manera independiente.

Lucas: La parte de laburar en lugares grandes no es tan pesada por lo pronto porque toda la gente es de La Plata. Salimos a tocar afuera y llega el baldazo de agua fría de que no hay que aflojar y que hay que seguir trabajando. Está bueno tener el foco grande acá en La Plata para después llevar a cabo otros proyectos que se nos van ocurriendo y por lo pronto, formar tu propio grupo de laburo, eligiendo vos quién está adentro, creo que es lo más lindo de la independencia. Después si viene alguien que viene a ofrecerte solventar una parte del laburo y te gusta cómo trabaja genial. Pero me parece que la independencia se sigue apoyando en el peso de la decisión. Mientras vos decidas qué se hace y cómo es ser independiente. Caracol es mucho más grande de lo que se ve arriba del escenario. El mejor apoyo que le podes dar a una banda independiente es recomendarla.

Son muy pocas las bandas platenses que se mantienen en el tiempo. Ustedes van a cumplir 11 años. ¿Qué sensaciones les deja?

Lucas: El éxito o triunfo de una banda radica en cuán capaces son de mantener el grupo unido a pesar del paso del tiempo. Todo lo demás queda en segundo plano. Lo humano es lo más importante de todo y además es lo primero que se pone inestable cuando las cosas no están bien y corrompen todas las demás facetas de laburo.

¿Cuáles son las metas para este 2017?

Chelo: Hay un par de ideas. Vamos a salir bastante a tocar afuera de la ciudad. Seguramente encaremos ciclos de ida y vuelta con algunas bandas. Vamos a estar en movimiento. No sólo vamos a llevar a Caracol para otros pagos si no que vamos a traer otras músicas para acá, que también está muy bueno. También queremos presentar el disco.

Lucas: Poder encontrar a un público afuera como el de acá. Creo que eso es fundamental.

Lucho: Poder comprar un micro para poder viajar, creo que eso ya es necesario (risas).

*Caracol a Contramano se va a presentar el próximo viernes 3 de marzo en el Teatro Sala Ópera de La Plata. En la fanpage de Revista Distorsión sorteamos un par de entradas.

Puntos de venta:

-Plateanet.com
-Jason Stone (Pza. Italia)
-Jason Rock (6 e/ 48 y 49)
-El Teatro Bar (42 e/ 6 y 7)
-El Teatro Sala Ópera (58 e/ 10 y 11)
 

Por Tomás San Juan
Foto: Eluu Albariño

Comentarios