Punk rock urgente. Salvo una canción, “Particular”, ninguna supera los 3 minutos de duración. Será por eso que una de las canciones se llama “No te espero” y en parte de su letra dice: “La gente va apurada, puedo ver.” Una postal de lo que se oye a lo largo de esta placa.
Y es esa urgencia casi adolescente hormonal la que alimenta las canciones, aún cuando sus integrantes ya hayan pasado esa etapa. Pero tienen el libreto del estilo bien aprendido y lo aplican al pie de la letra a lo largo de los 11 tracks que conforman el disco.
Este nuevo disco de Cabeza de Navaja flota por las melodías canonizadas desde el evangelio ramonero (40 años de su disco debut che!), el costado de Attaque 77 hoy, con Mariano Martinez en voz (de hecho, el nombre de la banda platense es el mismo que tenía el embrión de los Attaque, en sus inicios); y el inevitable faro musical de Embajada Boliviana.
Acertado título tiene la novena canción: Tango, porque las letras de amor del punk tienen mucho de melancolía: “Y a veces no sé lo que quiero, doy vuelta y arranco de nuevo.”
Las mismas cuestiones es el título del álbum. Probablemente algún explorador de lo novedoso lo pase de largo a la primera escucha. Pero la banda es clara desde el vamos: la composición surge desde la raíz del conocimiento al dedillo del género. Es sólo punk rock but i like it.

Por Nicolás Arias

Comentarios