“El disco es la base y el piso que nos pusimos para crecer”, cuenta el cantante Rodrigo Menéndez sobre la experiencia de grabar Revelación | Reflejo, primer álbum de estudio de Bruxo Mental. El sonido del trabajo fue mutando debido a un cambio de formación que obligó al grupo a reencontrarse y dar un giro en las presentaciones en vivo. Sin embargo, esto no cambió el espíritu: canciones de rock con influencias de la década del 70’, guitarras al frente y letras orientadas hacia lo abstracto.

“Estamos apostando a lo que hacemos y estamos muy contentos con esto”, dice el vocalista Rodrigo Menéndez.

Lucio Macchioli y Ramiro Orellano en guitarras, Leonardo Colombo en batería y Fabrizio Perasso en bajo completan un quinteto que tiene la cabeza puesta en realizar una presentación grande de su disco debut. “Queremos hacer una presentación acorde a lo que fue todo el proceso de grabación, que sea significativo y que quede en el recuerdo porque nos costó bastante todo”, enfatiza Menéndez.

En el medio de la grabación del disco se va el bajista original, ¿cómo vivieron la situación?

Lucio: Ahí ensamblamos la banda de vuelta y eso hizo que recién ahora estemos teniendo una búsqueda propia del sonido y una identidad. Creo que haber pasado por una variedad interesante de estilos y la heterogeneidad de influencias hace que el sonido de la banda sea bastante particular.

¿Se volvió a ensamblar el sonido?

Lucio: Yo creo que la búsqueda de la canción y los arreglos estuvieron siempre. También la influencia de lo progresivo, los temas son muy cambiantes. A su vez se pueden dar en formato acústico, es muy amplio.

Leo: La banda es guitarrera por naturaleza. El origen de la banda siempre fue querer mostrar los temas que nacían desde la guitarra.

También tiene que ver con las influencias de cada uno.

Lucio: En ese caso creo que hacemos un rock con influencias de la década del 70’, por eso la presencia de las guitarras, los riffs. También tenemos eso de Led Zeppelin de las guitarras al frente. Pero por otro lado, Pink Floyd suena bastante en nuestras cabezas. La búsqueda de la que hablamos siempre pensamos que puede ir por el lado de despejar algunas incógnitas.

Rodri: También tenemos un costado más contemporáneo con la inclusión de delays.

En las letras también se pueden encontrar tanto cosas de otras décadas como modernas…

Lucio: Puede ser. Con la cuestión de las líricas hay un costado medio abstracto por momentos. En mi caso, cuando componía, dejaba fluir la mente y encontraba sentido en el caos. Después hay letras más directas, hay de todo. Igualmente ahora estamos laburando muy diferente.

¿En qué sentido?

Lucio: Las trabajamos más en el detalle, en la fonética, en el sentido, en que no haya puntos flojos. Creo que la diferencia principal es que en el disco nos basamos más en la magia del inconsciente.

Están trabajando temas nuevos entonces.

Lucio: Si, ahora quizás partimos de fragmentos de literatura, más conceptuales y que tengan un hilo conductor. Igualmente creo que nos va mejor en vivo que en el estudio. Transmitimos que la pasamos bien, es difícil captar esa energía en un disco.

Fabri: En vivo hacemos algo súper libre, quizás en comparación a lo que hacemos en los ensayos diarios. Nos entendemos mucho y eso es muy lindo.

Tuvieron varias presentaciones en un formato acústico, ¿por qué la elección?

Fabri: Los acústicos surgen porque no conseguíamos fechas para tocar nuestro formato eléctrico. Ya estábamos preparados y tuvimos que acoplarnos a cambiar estilos de la banda. Después creamos un disco diferente, los acústicos nos llevaron a eso, a redescubrirnos.

Rodri: A mí el formato me pone como cantante en un lugar crítico, sentimental y central. No fue simplemente pasar las canciones al acústico, sino que las fuimos transformando. En ese momento no lo dimensionamos, pero estuvo muy bueno lo que hicimos. Lo nuestro es el formato eléctrico.

Rami: Yo fui el último en ingresar a la banda y creo que haber llevado las canciones a todos los formatos hizo que cada vez que las toquemos suenen mejor.

¿Cómo fue la experiencia de la autogestión del disco?

Rodri: La experiencia fue demoledora. La modalidad de laburo nos llevó más de un año. Hicimos una preproducción bastante larga, grabamos pista por pista. El desgaste de las canciones fue importante, en el medio cambiamos los integrantes, y llegamos al producto de hoy con otra formación. Sabemos que no volveríamos a elegir ese proceso de nuevo.

Leo: Igualmente fue una experiencia importante y nos sirvió para abrir un poquito la cabeza.

¿Qué se viene para Bruxo en el futuro cercano?

Leo: Estamos pensando en la idea de grabar un simple o un EP de cuatro temas para fin de año, pero no hay nada confirmado.

Rodri: Queremos hacer la presentación del disco para nosotros mismos, disfrutar todo el laburo que hicimos. Nos va a servir para cerrar el proceso, estamos apostando a lo que hacemos y estamos muy contentos con esto.

Por: Tomás San Juan
Foto: Bruxo Mental

Comentarios