Por: Melisa Rojas
Foto:  FV’ Fotografía

El último viernes del mes de Marzo, Pura Vida recibió una inyección de rock fuerte y setentoso gracias a Camus, la banda porteña compuesta por Leticia Lee,  Ignacio Cuneo, Sebastián Choren y Santino Kazlauskas.

En el mítico bar el calor subía presuroso, se percibía desde el inicio la potencia que se iba a desprender del escenario Federico Moura y no decepcionó. Con Das Culter abriendo, los motores se fueron calentando ya que, marcan su esencia en un show explosivo. Rápido, contundente y sin previo aviso. Dejaron al público preparado y expectante para lo que vendría.

Cuando Camus subió al escenario se pudo ver, al igual que en el 2016, que es una banda que para entenderla, es necesario verla (y escucharla) en vivo porque pueden demostrar mucho más de lo que están hechos: desde la imagen hasta la improvisación variando entre lo que van sintiendo en el ambiente. Son distintos a lo que el público del under está acostumbrado y atrae porque está bien logrado.

La voz y actitud de Lee, se mete hasta el fondo de tu cabeza, bailando entre Robert Plant y Janis Joplin, se separa de lo convencional para demostrar que las cosas diferentes no la intimidan. Santino Kazlauskas, por su lado, se deja llevar por lo que siente a la hora de tocar y se le nota porque lo disfruta de una manera increíble. Casi lo mismo transmiten Choren y Cuneo, quienes se complementan para lograr la química visible en la banda.

Se cantó, se bailó, se sintió la comodidad de Camus en escena y la constante conexión con la gente que se había acercado a Pura Vida a verlos. Sus puntos máximos estuvieron en ‘Lalala’ (de su disco Mandrágora), ‘Un paso en falso’ y ‘A costa de nada’ (Vol. II) sin contar el clásico de Zeppelin para el cierre: “Whole Lotta Love”.

Sin duda alguna, otra fecha digna de recordarse en la casa del rock platense, tanto por lo musical como por concurrencia. Solo nos queda, esperar al próximo para surfear las aguas de los 70’s de la mano de Camus Rock.

Comentarios