Reinventarse es una tarea difícil para una banda que lleva doce años de carrera y pertenece a una ciudad donde el rock florece en todos los rincones de las plazas y diagonales que la componen. A pesar de esto, PUSHIT evolucionó de una manera tal que el rock alternativo de Mar Infierno (2009) y Tatuándome la Vida (2012) empezó a encapsularse en una atmósfera y un clímax que salen de los lineamientos básicos de composición. Esto es evidente en Ciclos, su último álbum de estudio lanzado en marzo de este año, donde la creación de ambientes es determinante en el nuevo desarrollo de la música del conjunto.

“El último disco fue visagra de algo y creemos que tenemos mucho para explotar”, dice Lucas Acevedo.

El cuarteto –conformado por Mariano Merlo en voz, Lucas Acevedo en guitarra, Álvaro Cueto Rúa en bajo y Horacio Zamponi en batería- se aleja del mainstream del rock nacional de la actualidad. “No interpretamos el código de calle de las bandas que hoy suenan en el país. Vamos de la vereda de enfrente, no nos encasillamos allá”, asegura Acevedo.

¿En qué momento de la banda los encuentra Ciclos?

Marian: Es el disco con el que terminamos de cerrar una idea que veníamos teniendo hace rato. Cuando estábamos en plena grabación de Tatuándome la Vida yo dejo de tocar el bajo y se suma Álvaro. Ciclos es como el primer álbum en el que se encuentra él como compositor dentro de la banda. Se sumaron ambientes y quisimos evitar eso de que sean solo canciones.

Álvaro: Presentando TLV nos permitimos unir canciones y crear climas y ahí mismo, en vivo, comenzó a surgir la idea del nuevo disco.

Lucas: Estábamos buscando para dónde ir. A veces uno agarra la guitarra para componer y se queda solo con eso, como adentro de un cuadrado. De repente nos empezamos a dar cuenta de que si dejamos que las cosas fluyan y empiecen a tomar forma por sí solas, viajan mucho más.

Como que se abrió un poco más el panorama…

Lucas: Claro, ahora nos agarra en un lugar en donde puede ser infinito lo que podamos llegar a hacer. De repente venimos con algo en la cabeza, lo laburamos y ya pensamos en el show, los visuales; abrimos el juego. Podemos volver a hacer de vuelta lo que salió en discos anteriores, pero creemos que primero tenemos que pasar por otros lugares.

¿Qué otras diferencias encuentran con los trabajos anteriores?

Marian: Antes capaz componíamos más de 30 canciones por disco. En Ciclos, quisimos ser más precisos, largar toda la carne al asador con un mínimo de canciones y por ahí sacarnos las ganas de componer mostrando lo que hacemos. Por eso capaz compusimos más la difusión del disco que el trabajo en sí.

Y se incorporó la idea de un concepto.

Marian: Para nosotros Ciclos tiene que ver con cómo uno se adapta a lo que le toca en la vida. La incorporación de Álva es un ejemplo. Ahí tenés un ciclo que se cierra y otro que arranca de nuevo. Entonces en vez de verlo como un cambio lo vemos como una adaptación nuestra y como un crecimiento como grupo. La palabra en sí también tiene que ver con los discos, la tecnología y las canciones iban para ese lado.

¿Creen que esto cambia la forma de PUSHIT?

Álvaro: Lo que manda en la música es la forma. Estrofa, estribillo y así. Lo que cambiamos es la manera de pensar el tiempo. Antes pensábamos en algo cíclico, algo repetitivo; ahora en un desarrollo que no se sabe cuándo termina.

Marian: Nunca vamos a salir de ese formato que tenemos de componer canciones potentes. Nosotros hacemos canciones fuertes.

Son una de las pocas bandas que se centra tanto en la difusión ¿A qué se debe?

Marian: Cualquier tipo de artista necesita mostrar lo que hace. Son pocas las personas que producen y se quedan encerradas. Intentamos difundir lo más lejos que podemos lo que hacemos con las herramientas que tenemos.

Lucas: Estamos diciendo algo y queremos mostrarlo. Hoy con las redes sociales estamos a un paso con un poco de imaginación. Hace quince años pegábamos papeles en un palo de luz y ahora tenemos muchas más posibilidades. Por eso la intención de darle una imagen a la banda, grabar videoclips, tener una página web propia, etc.

¿De dónde surge la idea de hacer “Ciudad de los Pobres Corazones de Fito Páez?

Lucas: Surgió por un ciclo de bandas nacionales que hacían covers. Primero querían que hagamos Luna de Miel de Virus y como no nos iba tanto el estilo abandonamos la idea. Un día la novia de Horacio escuchó “Ciudad” y surgió. Cuando nos juntamos a tocar, probamos y salió el riff de una.

¿Toman a los grandes referentes del rock nacional como una influencia?

Marian: Nos gustan muchas bandas de acá, pero estamos más ligados al rock inglés. El rock nacional tiene más que ver con un contexto cultural que con la música en sí. Todo esto sacando los grandes referentes, me refiero a las bandas de la actualidad. Hay una vanguardia en el rock inglés que identifica a todas las bandas y está buenísimo, sacamos mucho de ahí. Lo que sí tenemos en claro es que si nos gusta mucho una banda vamos a las influencias de la misma, no al conjunto en sí. Vamos a los orígenes de la música.

Lucas: Igualmente es impresionante como dominan la escena y como la gente absorbe eso y se compenetran. Nosotros somos un poquito más egoístas de hacer lo que nos gusta. No tenemos el léxico de Callejeros.

¿Qué se viene para PUSHIT?

Guitarra: El último disco fue visagra de algo y creemos que tenemos mucho para explotar. Adaptarse en lo que sea: lugares para tocar, componer. Darle rosca y seguir buscando a raíz de esto. Hay ganas de seguir haciendo cosas.

*PUSHIT se presenta el Sábado 4 de mayo en Pamplona (44 Nº778) a partir de las 21:30 junto a Rodia, THP, Numa Sosa & The Guachos y Tin Avancini.

Por Tomás San Juan

Comentarios