El nuevo disco de Lynx concentra las virtudes insinuadas en su primer disco. Porque aunque las nueve canciones de Sobre Lo Profundo siguen por la senda de un dream pop climático, estas composiciones son más concisas y van derecho al grano de la canción.

Si bien la labor de la base rítmica contiene variados recursos, la punta de lanza auditiva del disco es la presencia de violas que perfilan una identidad que por momentos va por el lado de sonidos como los de alt-J (más que nada en las armonías vocales) o el binomio Josh Klinghoffer/Frusciante (No en vano Daniel Brichetti es el punto más alto en el tributo a los Red Hot Chili Peppers); de hecho ‘Tormenta’ no desentonaría en un disco como Shadows Collide With People. Las guitarras hacen punteos minimalistas, repetitivos, cero guitar hero, bien melódicos y gancheros al oído. Como ladero de ese trabajo destacan los teclados reforzando la creación de climas ya característica de Lynx.

Lo que prevalece en el álbum es un bien elaborado pop con recursos electrónicos y folk, aunque hay saludables excepciones como el post punk de ‘El Fuego De Esta Tierra’; o algunas sorpresas como el cierre disruptivo de ‘Respiro’, interesante como un posible punto de fuga que en vivo hará las delicias del público.

Por: Nicolás Arias

Comentarios