La primera incógnita que apareció en mi cabeza cuando me senté a escribir sobre el recital que la Bersuit Vergabarat brindó en El Teatro Sala Ópera de La Plata fue la misma que, espero creer, tenemos todos: ¿Dónde está Santiago Maldonado? Y como no era menos de esperar, también fue la de los músicos, que además de brindar un show repleto de canciones de la primera época, evidenciaron una vez más su eterno compromiso con la situación social que vive nuestro país.

Con sus característicos pijamas, que desde su aparición en escena se convirtieron en un clásico de la escenografía bersuitera, arribaron al escenario para interpretar una lista de temas que según el cantante Daniel Suárez “fue modificada por pedido del público”. Se sacaron algunos clásicos y se agregaron tracks como ‘Veneno de Humanidad’, ‘La Vida Boba’, ‘Huayno 14’ o ‘Zi, zi, zi’.

Vale destacar la participación del artista plástico Hernán Ricaldoni, quien se dedicó a lo largo del espectáculo a pintar un lienzo que exteriorizaba la imagen de Santiago Maldonado, joven desaparecido forzadamente por Gendarmería Nacional hace 28 días, siendo atacada por una fuerza armada. Más adelante y una vez finalizado el cuadro, dibujó detrás del pijama de Suárez la imagen de Maldonado mientras se interpretaba ‘Setentistas’ de Attaque 77.

La Bersuit se encuentra presentando La Nube Rosa, su último disco lanzado en febrero del 2016, que sirve como parámetro para evidenciar una característica clave y renovada del grupo: cada integrante tiene su espacio para componer y desarrollar su capacidad creativa. En el álbum todos hicieron temas, desde el cantante Germán Sbarbati hasta el baterista y percusionista Carlos Enrique Martín.

Otro de los momentos importantes de la noche fue la invitación a Francisco Lago, cantante de Cruzando el Charco, que interpretó junto a Sbarbati una versión cautivadora de ‘Sencillamente’, uno de los clásicos de la banda formada en Barracas. Pegado, fue el turno de Alberto ‘Tito’ Verenzuela, que desarrolló canciones de su autoría como ‘Zi, zi zi’ y ‘Fisurar’.

El cierre fue sinónimo de fiesta. Se recorrieron los clásicos que llevaron a la Bersuit a uno de los puntos más altos del rock nacional: ‘La Argentinidad al Palo’, ‘El Viejo de Arriba’ y ‘Se viene’. Se hizo alusión al gobierno de turno y se dejó en claro, por boca de los protagonistas, que si la cosa no empieza a cambiar habrá nuevos estallidos.

Por Tomás San Juan

Comentarios