Recientemente editado, el disco Lo Perdido (2017) “encuentra” (¿paradójicamente?) a un Diego Martez con una obra musical consistente donde junto a sus aliados explora atrayentes matices del folklore y la canción urbana para forjar una interesante propuesta de diez nuevas canciones que apuntalan su comprensión de un mundo complejo (“La mitad del mundo medio muerto, hace tiempo pierde el tiempo en odiar en vez de amar”). Colaboraciones de fuste como las de Charo Bogarín, María Ezquiaga, Shaman Herrera y Sofía Viola nutren y dialogan fluidamente con el particular sello del cantautor y su banda, haciendo de Lo Perdido uno de los trabajos más interesantes que haya parido la escena platense en 2017.

Este fin de semana Diego Martez presentará su nuevo álbum ante su gente en Ciudad Vieja. Es por ello que desde Revista Distorsión hemos charlado con él sobre su actualidad y sus inicios en el maravilloso mundo de la música. 

¿Cómo son tus comienzos con la música?

Entre los 12 y 14 años arranco a tocar la guitarra, canciones de Silvio Rodríguez y de Sui Generis. Tenía un colega que me dijo: “Vos sacá los bajos y después de ahí vas a agarrar todos los acordes”. Así que Sui Generis fue un amor a primera vista porque no lo descubro de chiquito, en mi casa escuchaban otra cosas: jazz, música clásica, Roberto Carlos. Mi hermana tenía una cosa más popular, pero por esas cosas de la vida yo seguí solo. De hecho soy el único que está en esta historia de la música; después lo que hace mi familia es aguantarme, ir a verme ¡Está buenísimo!

Después en una época era muy fanático de Marilyn Manson, todo lo que salía lo iba comprando, investigando… Radiohead también. Y por una madrina fana de bandas como Dio o Skid Row me fui metiendo en toda una movida metalera ¡Angra! ¡Yo estaba escuchando eso re manija todo el día jaja!

Pero también era más ñoño del cine y la literatura. A mí la música me atravesó realmente desde lo afectivo. Yo después estudié música y me quedé contento con eso porque todo lo que empezaba a estudiar lo dejaba: cine, historia del arte… pero la música no la pude dejar. Más allá de que no me interesa el tecnicismo o el virtuosismo; porque lo que me interesa es que la música sea una transmisión bien de la tierra. Andá a escribir las recopilaciones de Leda Valladares, no podés. A mí me gusta llegar desde ese lugar.

Hago canciones y milito lo más que puedo la canción. Pero también son canciones simples, no tienen mucho más que un par de acordes y algo para decir. Me interesa verlo desde ese lado, algunos pueden decirme que soy un hippie o un careta, pero no me interesa realmente verlo desde otro lado.

¿Y cómo vas transitando esta nueva etapa que se inaugura con Lo Perdido?

Lo Perdido es un disco que tuvo un proceso que no fue tan largo como mi disco anterior, fue más concreto. Con un productor increíble como Shaman Herrera y editado por Concepto Cero, un sello que se la juega por las raíces en el modo de ver la música nueva o las ideas de nuevos sonidos, apoya a los que estamos tratando de investigar sobre esa historia.

Y lo presentamos por primera vez en La Tangente, un bar de Palermo, el 15 de septiembre pasado. Fue una fecha inolvidable con mucha gente, muy hermoso para toda la banda que es increíble. Por eso ahora decidimos hacer dos nuevas funciones acá en La Plata: el viernes 13 y el sábado 14 de octubre en Ciudad Vieja para que la gente vaya y pueda estar cómoda, tanto la que trabaja en el show como la que quiere disfrutarlo sentado tranquilo.

No van a ser los dos show iguales porque no me interesa un show guionado. En principio el viernes abre el recital Pablo Grinjot y el sábado una banda de Quilmes que se llama Aru y El Futuro. De invitadas van a estar Legüereale con su segmento de bombo legüero y Nati Soulé que es gestora de C´est La Vie y una cantante de la ostia. Además el sábado viene Kubilai Medina, gran amistad nuestra a la que le decimos “vení, cantate este tema” y viene y lo canta, no nos puede decir que no.

¿Y luego cómo sigue la agenda? 

Después seguiremos con una pequeña gira con Berazategui, Quilmes, Brandsen y el Sur. Estoy muy contento con lo que está sucediendo con el disco. El laburo independiente y autogestivo siempre es un camino recontra cuesta arriba. Y en este caso ver que el camino se está allanando gracias a Shaman, Concepto Cero y Alexis Turnes Amadeo hace que Lo Perdido esté caminando tranquilo. Por ahora lo estamos logrando.

Evento en Nuestra agenda

Por: Nicolás Arias.
Foto: Prensa Caminar de Elefante

Comentarios